Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair: “Si el avión va muy cargado de combustible puede afectar a la seguridad”

El presidente de la aerolínea asegura que aterrizar de forma forzosa es "rutinario" en el sector

O'Leary asegura que han aumentado las ventas de billetes tras los incidentes

La compañía dice que las autoridades competentes en su caso son las irlandesas

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary.
El presidente de Ryanair, Michael O'Leary. EMILIO NARANJO (EFE)

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, ha asegurado este jueves en Madrid que los tres aterrizajes forzosos realizados por sus aviones en Valencia el pasado 26 de julio no constituyen "una maniobra peligrosa" y que la compañía cumplió en todo momento con la normativa de seguridad. "No se trata de una cuestión de ahorro de costes, sino de seguridad", ha afirmado. "No queremos que nuestros aviones vuelen de manera consistente ni con demasiado combustible ni con demasiado poco. El objetivo es que lo hagan con el nivel óptimo que se considera seguro", ha dicho en una conferencia de prensa convocada para explicar los detalles de lo sucedido el pasado 26 de julio.

El presidente de Ryanair ha recalcado que los tres aviones declararon aterrizaje de emergencia, ya que se estaban acercando a los niveles mínimos para el aterrizaje, de aproximadamente 30 minutos adicionales de tiempo de vuelo.

O'Leary ha añadido que Ryanair no tuvo ningún problema similar en todo 2011 y que en 2010 solo registró tres aterrizajes forzosos por falta de combustible. Este tipo de aterrizajes "son algo rutinario en la industria del transporte aéreo" y suelen coincidir con condiciones meteorológicas adversas, como fue el caso de Valencia (una tormenta eléctrica obligó a desviar 15 aviones de Barajas a Valencia ese día, entre ellos los tres de Ryanair). Como ejemplo puso el caso de Virgin, que realizó dos aterrizajes forzosos en Londres el 3 de enero. En Reino Unido, hubo un total de 28 casos en los últimos dos años, según O'Leary.

El primer ejecutivo de la aerolínea irlandesa, la que más pasajeros transporta en España, añadió que desde que se conocieron los incidentes hace dos semanas "se están batiendo récords de reservas en la web".

O'Leary insistió en que solo la Autoridad de Aviación Irlandesa tiene competencias para sancionar a la compañía por motivos de seguridad, no la española, en el marco de la UE. En España, Aviación Civil abrió una investigación el pasado 9 de agosto, pero el presidente de Ryanair dijo que la dirección de las pesquisas recae en Dublín.

Denuncias contra el Sepla

Además, Ryanair ha anunciado que emprenderá acciones legales contra el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) por "difamación", con el fin de "garantizar" que las "falsas afirmaciones" realizadas por la organiación sindical sean retiradas. El directivo hace referencia a la petición por parte del colectivo de pilotos de que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) llegue "hasta el fondo" en su investigación sobre la low cost a raíz de sus aterrizajes forzosos por falta de fuel. O'Leary ha apuntado que quiere asegurarse de que el "impecable" historial de seguridad de la aerolínea irlandesa durante estos 28 años de vuelo continúa "intacto".

Por ello, ha anunciado que también ha puesto en manos de sus abogados las declaraciones realizadas por el comandante de Iberia, Jorge Ruiz, y por el abogado de la Confederación Española de organizaciones de amas de casa, consumidores y usuarios (Ceaccu), Eugenio Ribón. Tras los incidentes registrados en el aeropuerto de Valencia, el piloto acusó a la compañía de asignar primas a sus comandantes por ahorrar costes de combustible, mientras que la organización de consumidores denunció los hechos y acusó a la aerolínea de "comprometer la seguridad de los pasajeros".

"Los pilotos han cumplido con las normativas de seguridad establecidas por la compañía y la UE", ha insistido O'Leary, quien ha confiado en que en un plazo de dos o tres semanas finalice la investigación por parte de las autoridades irlandesas.