Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia pretende ampliar de 2014 a 2016 el plazo marcado para su plan de recortes

El primer ministro Samarás solicitará a Merkel y Hollande extender su margen de maniobra

El diario 'Financial Times' asegura que la petición se hará en una reunión la semana que viene

El primer ministro Samarás, el 6 de agosto en Atenas.
El primer ministro Samarás, el 6 de agosto en Atenas. AFP

Grecia se enfrenta a otro ultimátum, uno más en la larga lista de fechas límite desde que la insostenible situación de sus cuentas públicas le llevara a pedir el auxilio de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en mayo de 2010, y a solicitar un segundo rescate este mismo año. La secuencia es conocida: a cambio de créditos multimillonarios, los socios europeos exigen un drástico ajuste del déficit y reformas radicales; la recesión se agrava, los ingresos fiscales caen y el escenario político se enrarece; el Ejecutivo griego no llega a las metas fijadas en el rescate, y pide más tiempo, o dinero, para cumplir con los ajustes y con los vencimientos de su deuda. Un portavoz de Atenas anunció este miércoles que el primer ministro griego, Antonis Samarás, viajará a París y Berlín la próxima semana para trasladar a los líderes europeos esa nueva exigencia.

Samarás tiene que hacer frente a dos exigencias distintas, ambas apremiantes. Su partido, Nueva Democracia, pretende cerrar a principios de la próxima semana con sus socios de coalición el plan de recortes de 11.500 millones hasta 2014 que le exige la troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) para dar luz verde a un tramo de 31.000 millones del crédito aprobado en el segundo rescate. A principios de mes, los negociadores de Nueva Democracia admitieron que faltan por detallar 4.000 millones de un plan que incluye nuevos despidos de funcionarios y la enésima reactivación del programa de privatizaciones.

“Nuestra prioridad es recuperar la credibilidad mostrando nuestra voluntad de cumplir con los compromisos”, señaló un portavoz del Ejecutivo griego. Si logra el respaldo de la coalición a este plan de ajustes, Samarás tendrá más legitimidad para defender ante la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, que le permitan reducir el déficit a un ritmo más lento, una de sus promesas electorales.

El primer ministro griego pretende que se relaje la exigencia de reducir el déficit al 3% del producto interior bruto (PIB) antes de 2014, que le permitan graduar los recortes para alcanzar ese objetivo dos años más tarde. Además, planteará postergar la devolución del primer crédito europeo de 2016 a 2020, fecha de inicio de los pagos del segundo préstamo.

Según el diario Financial Times, el Gobierno griego calcula que un ajuste del déficit más gradual obligará a recabar hasta 20.000 millones de euros más para hacer frente a los vencimientos de deuda. Pero Samarás mantiene que no necesitará más ayuda europea, que bastará con una línea de crédito ya abierta por el FMI y la emisión de letras, siempre que se permita atrasar las primeras devoluciones del crédito a 2016.

Steffen Seirbert, portavoz del Ejecutivo alemán confirmó que Samarás y Merkel se reunirán en Berlín el viernes 24. No hay fecha aún para la visita a Hollande en París. Antes, el primer ministro griego recibirá al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

“Para el Gobierno alemán, el memorando del segundo rescate define lo que los griegos deben lograr, lo que es válido”, puntualizó Seirbert. El ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, sin embargo, se mostró más favorable a la reclamación griega de un calendario menos apretado para los recortes. “Hay que tener en cuenta el tiempo perdido durante la doble campaña electoral de este año”, concedió el político liberal en una entrevista con Der Spiegel.

Más información