Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia y British Airways inician una reestructuración que incluirá despidos

El consejero delegado de IAG anuncia una "remodelación" tras entrar en pérdidas

Walsh asegura que los cambios previstos se realizarán antes de finales de septiembre

Un viajero observa unos aviones en Barajas.
Un viajero observa unos aviones en Barajas. EFE

El plan de reestructuración de Iberia en el que está trabajando International Airlines Group (IAG), el grupo resultante de la fusión Iberia-British, estará concluido "a finales de septiembre o principios de octubre", según ha indicado a EL PAÍS el consejero delegado del grupo, Willie Walsh, que ha lamentado que no se podrá evitar "la pérdida de empleos". En la presentación de resultados, Walsh ha dicho que probablemente el plan incluirá "la reducción de tamaño a corto plazo, la remodelación de la red con el fin de alcanzar unos mayores ingresos unitarios y una reevaluación de todos los aspectos del negocio para obtener una base de costes competitiva y un servicio que permita conseguir un crecimiento rentable a corto plazo".

"Inevitablemente, no vamos a ser capaces de evitar la pérdida de empleos como parte de este proceso", ha añadido en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para anunciar los resultados del primer semestre. Walsh ha indicado que la cifra concreta de despidos se hará pública una vez elaborado el plan. En el comunicado también indica que el grupo está preparando una "hoja de ruta" en el caso de que España abandone el euro.

Ante la pregunta de si teme una nueva confrontación con los sindicatos, Walsh indicó: "Esperemos que no. Los funcionarios de Iberia son conscientes de que la situación económica es mala, que la competición es feroz y que es importante hacer que Iberia vuelva a la senda de la rentabilidad". Pero advirtió: "Nosotros procuraremos llegar a un acuerdo, pero la reestructuración se llevará a cabo con acuerdo o sin él. Porque la reestructuración se va a hacer. Sin ella, Iberia no volverá a ser competitiva, y sin competitividad no habrá futuro ni para la empresa ni para sus 22.000 empleados”, dijo.

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, ha indicado en una carta a los empleados que las pérdidas de la empresa, de 263 millones de euros, equivalen al "40% del salario de la plantilla" y ha advertido que el plan de acción implicará "al tamaño de la compañía, a las condiciones laborales de todos los empleados y al volumen de empleo". Según el consejero delegado, al mal resultado de Iberia han contribuido los precios del petróleo, además de la creciente debilidad del euro frente al dólar y a la libra esterlina.

Pero el problema fundamental está en la estructura funcional de Iberia, porque, según Walsh, Iberia Express, su nueva filial de bajo coste, "ha experimentado un excelente comienzo y ha sido rentable en su tercer mes de actividad, junio, estableciendo una operación ejemplar desde Madrid Barajas". A pesar de eso, la empresa ya registra los efectos de la subida de tasas aeroportuarias, aunque considera que es "muy pronto" para cuantificar el descenso en las reservas.

IAG también ha anunciado que, ante las dudas sobre el futuro de la zona euro, ha creado un grupo de trabajo que se reúne quincenalmente para "controlar" la exposición del conglomerado a la crisis de la eurozona. Entre otras medidas, este grupo está haciendo preparativos para elaborar un "proyecto de hoja de ruta" si España llega a salir de la moneda única. IAG también está reduciendo la exposición de la empresa a bancos españoles, que ha pasado del 27% a principios de año al 3% a finales de junio.

Pasajeros

IAG registró en el primer semestre unas pérdidas de 231 millones de euros frente a ganancias de 98 millones en el mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la compañía en un comunicado, que precisa que estas cifras excluyen 21 días de Iberia previos a la fusión. La cifra de negocio semestral del grupo alcanzó los 8.532 millones de euros, lo que representa una mejora del 13,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, cuando ingresó 7.537 millones.

En el comunicado enviado a la CNMV, IAG informa que transportó 31,1 millones de pasajeros en los siete primeros meses del año, lo que representa un aumento del 4,5% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. De enero a julio, registró un aumento del 5,3% en sus rutas domésticas (Reino Unido y España), hasta 6,7 millones de viajeros, mientras que el resto del mercado europeo obtuvo un ascenso del 2,5%, hasta 13,1 millones.

En julio, IAG aumentó un 30,5% sus pasajeros en el mercado doméstico (Reino Unido y España), con 1,2 millones de viajeros, mientras que en Europa registró un incremento del 1,5%, hasta los 2,3 millones. En toda la red, transportó un 8,6% más de pasajeros que en el mismo mes de 2011, hasta superar los 5,4 millones de viajeros. El pasado mes, el tráfico de negocios del grupo aumentó un 1,5% frente al mismo mes del ejercicio anterior, mientras que en el segmento turista se incrementó un 5,6%.

Los buenos resultados de tráfico y el aumento de la tasa de rentabilidad por asiento hacen que la empresa mantenga su optimismo acerca de las posibilidades de Iberia dentro del grupo "siempre y cuando vuelva a ser competitiva", según Walsh.

Respecto a la participación de Bankia en IAG, el consejero delegado ha insistido en que "hay varios grupos interesados en hacerse con ella". A pesar de ello, Walsh no ha puesto plazos: "Imaginamos que Bankia tendrá que venderla lo antes posible con el fin de devolver las ayudas del Estado que ha recibido. La pregunta es cuándo será eso”.