Ruiz-Mateos asegura que no tiene miedo a ir a prisión porque “nada le asusta”

El empresario ha recibido a los medios en su casa tras ser declarado en busca y captura Ruiz-Mateos alega una fractura en un pie para no acudir al juzgado

El empresario José María Ruiz Mateos, este miércoles en el interior de su casa de Somosaguas, Madrid.
El empresario José María Ruiz Mateos, este miércoles en el interior de su casa de Somosaguas, Madrid.J.J.Guillen (EFE)

El empresario jerezano, José María Ruiz Mateos ha asegurado hoy que la magistrada que ha dictado esta mañana una orden de busca y captura contra su persona por no comparecer en los juzgados de Palma, está "haciendo el ridículo" y ha añadido, además, que no tiene miedo a estar entre rejas porque ya "nada" le asusta.

Ruiz-Mateos ha recibido a los medios de comunicación en el despacho de su casa de la lujosa urbanización de Somosaguas, a las afueras de Madrid, donde ha lamentado que se le considere un "peligro para la sociedad" y ha criticado que la Justicia "no quiera descubrir la verdad". Tras recordar que ha intentado ingresar en prisión de forma voluntaria hasta en cinco ocasiones y que se metería en la cárcel "si pudiera", Ruiz-Mateos ha afirmado que se siente "detenido siempre" y como si fuera culpable de un asesinato. El empresario jerezano ha insistido en que sigue buscando fórmulas para pagar a todos sus acreedores porque, ha añadido, "es lo único que me preocupa".

Una orden de búsqueda y captura pesa desde esta mañana sobre la cabeza del empresario, por no comparecer en los juzgados de Palma para declarar como imputado en un caso de presunta estafa. La magistrada María Pascual, que instruye el caso, ya advirtió de que emitiría esta orden contra el empresario si no se presentaba a su cuarta citación judicial en poco más de un año.

En julio de 2011, Ruiz-Mateos y sus seis hijos incumplieron, sin la justificación pertinente, el primer requerimiento de la jueza. La historia se repitió el 12 de enero de 2012, cuando la defensa alegó una indisposición del empresario. Ruiz-Mateos sí se presentó pocos días después en los juzgados de Palma, donde se acogió a su derecho a no declarar contra sí mismo. El pasado 20 de junio comparecieron ante la jueza los hijos de Ruiz-Mateos (Álvaro, Zoilo, José María, Alfonso, Pablo y Javier) pero no el cabeza de familia, que volvió a esquivar la declaración alegando un error de su letrado al interpretar el auto de citación.

El viernes pasado, Ruiz-Mateos trató de aplazar su comparecencia una vez más, acogiéndose de nuevo a sus supuestos problemas de salud. Horas antes de la cita judicial, la defensa envió a la jueza un fax con un parte médico que recomendaba al empresario jerezano reposar durante un mes por la fractura del tercer dedo del pie derecho. El parte explicitaba asimismo “la prohibición de viajar en avión hasta nuevo criterio médico”. Las investigaciones posteriores de la jueza demostraron contradicciones entre este parte médico y el informe de urgencias de la clínica que atendió al empresario, que señalaba una fractura no el tercer dedo del pie derecho, sino en el cuarto, y que dicha lesión no ha precisado en ningún momento de inmovilización ni de otras medidas extraordinarias.

Ruiz-Mateos debía prestar declaración en el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital balear a causa de una querella de un empresario local, Francisco Miralles, por la compraventa de un hotel en 2006. Miralles reclama al dueño de Nueva Rumasa el pago de 13,9 millones de euros por la venta del complejo hotelero Eurocalas, y le acusa asimismo de obstaculizar un posible embargo mediante una operación de alzamiento de bienes.

La juez ha decidido reclamar la puesta a disposición judicial de Ruiz-Mateos para el próximo día 23 de agosto a las 12 de la mañana. La Dirección General de la Seguridad del Estado, la Guardia Civil y la Policía Nacional han recibido ya la orden de búsqueda y captura.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS