Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barclays toma medidas para cubrir el riesgo de que España salga del euro

El grupo retira capitales de la filial española, que pasa a pedir dinero al BCE

Las medidas se concentran en España y Portugal, pues cree que el riesgo de Italia es menor

"Riesgo de redenominación". Así es como técnicamente se refieren los financieros del grupo británico Barclays a la posibilidad de salida del euro de España. Barclays, que cuenta con una filial importante en España, ha reconocido hoy abiertamente ante inversores y analistas que ha tomado importantes medidas para cubrir el riesgo de que España y Portugal salgan del euro.

El grupo explica que el riesgo de redenominación es el riesgo de que el grupo sufra pérdidas financieras en el caso de que uno o más países salgan del euro y se devalúen los activos y pasivos en moneda local. Barclays explica que el grupo sufre ese riesgo donde hay un desajuste entre el nivel de activos y la financiación de esos activos por parte del grupo.

Barclays hace normalmente una gestión centralizada de la liquidez. Como la filial española tenía necesidades de liquidez, la matriz en Londres las cubría, pero ahora ha llegado a la conclusión de que eso aumenta el riesgo de pérdidas si España sale del euro, por lo que señala que ha tomado "una serie de medidas mitigadoras" para reducir ese desajuste, en lo que supone una retirada de capitales de España.

Así, para compensar esa retirada, la filial española ha pedido al Banco Central Europeo 8.200 millones de euros en la subasta de liquidez a tres años en España (6.200 millones) y Portugal (2.000 millones) y ha incrementado la toma de depósitos en España. Como resultado de las medidas mitigadoras, ha reducido en seis meses de 12.100 a 2.500 millones de libras (de unos 15.500 millones a 3.200 millones de euros) el desajuste o financiación por parte de la matriz en la filial española y de 6.900 a 3.700 millones de libras el de Portugal.

"Los fondos obtenidos a través de la subasta del BCE serán empleados para la gestión de los riesgos asociados a los desajustes entre los activos de Barclays denominados en euros y los depósitos en mercados en los que Barclays tiene operaciones locales significativas. Este préstamo a largo plazo ofrecerá estabilidad financiera a estos negocios mientras Barclays continúa reduciendo los actuales desequilibrios de financiación su reestructuración para ajustarlos a la nueva realidad del mercado sin dañar la economía real, especialmente al consumidor en general, a la pequeña empresa y a las actividades de banca minorista en estos mercados", señalan fuentes de la entidad.

El grupo británico considera que el riesgo de salida del euro de Italia es "significativamente menor", con lo que mantiene la financiación de su filial en Italia por parte del grupo sin cambios en unos 11.900 millones de libras.

Además, el banco también ha reducido su exposición tanto a la deuda soberana como a la inversión crediticia en los países periféricos de la zona euro (España, Italia, Portugal, Irlanda, Grecia y Chipre). La cartera de deuda pública de esos países se ha reducido un 22%, hasta 5.600 millones de libras (unos 7.200 millones de euros). En el caso español, la rebaja ha sido del 13%, de 2.530 a 2.207 millones de libras (unos 2.825 millones de euros). Además, Barclays tiene seguros sobre la deuda que le cubren "en caso de impago soberano" español por 217 millones de libras. La entidad también ha recortado el crédito en España significativamente.

Fuentes de la entidad dicen que "el grupo Barclays está comprometido con su negocio en España (donde opera desde hace casi 40 años) como así ha demostrado recientemente". "El pasado año invirtió 1.300 millones de euros en su filial española a través de dos ampliaciones de capital; también a finales del pasado año se hizo con el 100% del negocio español. Este año, el grupo continuará invirtiendo como lo ha hecho ya para cumplir con las exigencias de los dos nuevos Reales Decretos de febrero y mayo. Por tamaño, España es el tercer negocio del mundo de Barclays tras Reino Unido y Sudáfrica. En nuestro país el banco emplea a más de 3.500 personas", añaden.

El banco pide perdón

Barclays se ha visto sacudida por el escándalo de la manipulación del líbor, el tipo de interés interbancario de Londres. Y hoy ha aprovechado la presentación de resultados para pedir perdón.

"Pedimos disculpas por los problemas que han surgido en las últimas semanas y reconocemos que hemos decepcionado a nuestros clientes y accionistas. Hablo en nombre de toda la plantilla de Barclays cuando digo que estamos decididos a recuperar la total confianza de todos nuestros accionistas, nuestros clientes y consumidores, los inversores, los reguladores y nuestros trabajadores", ha señalado el presidente de Barclays, Marcus Agius.

El banco logró un beneficio neto atribuido ajustado de 4.227 millones de libras (5.410 millones de euros) en el primer semestre del año, un 13,5% más que los 3.725 millones de libras (4.770 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2011. El beneficio real, afectado por extraordinarios, fue de 480 millones, con una caída del 76%.