Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catalunya Banc pierde 42 millones hasta marzo por las elevadas dotacioes

Ha provisionado 136 millones para sanear su activo inmobiliario, en cumplimiento de los dos reales decretos aprobados por el Gobierno

Catalunya Banc ha registrado en el primer trimestre de este año unas pérdidas de 42 millones de euros tras provisionar 136 millones para sanear su activo inmobiliario, en cumplimiento de los dos reales decretos aprobados por el Gobierno. La entidad catalana, actualmente controlada por el Estado y cuyo proceso de subasta está paralizado, ganó en el mismo período del año anterior 123,5 millones, aunque este resultado incluía los 112 millones de plusvalía generada por la venta del 1,63% de las acciones de Repsol-YPF. Sin tener en cuenta las elevadas dotaciones realizadas este año, el banco que preside Adolf Todó, actualmente controlado por el Estado a través del FROB, hubiera alcanzado un beneficio recurrente de cerca de 94 millones de euros.

El pasado año, si no se tienen en cuenta los ingresos extraordinarios derivados de la venta de las acciones de Repsol, Catalunya Caixa, que únicamente dotó 45 millones de enero a marzo de 2011, hubiera obtenido un resultado de 56 millones de euros. Los resultados de este primer trimestre están marcados por las fuertes provisiones que Catalunya Banc ha destinado a sanear su cartera de 'ladrillo', hasta un total de 136 millones, lo que la sitúa como la segunda entidad española que más dinero ha destinado a provisiones exigidas, por detrás de CaixaBank. En concreto, del total de 2.648 millones en dotaciones que le exigen los dos reales decretos del Gobierno, Catalunya Banc ha cubierto ya un5%.

La entidad, por otro lado, ha incrementado en este primer trimestre un 31,8% su margen de intereses, mientras que ha reducido un 12,5% los gastos de personal y un 11,3% los generales. Además, Catalunya Banc ha comercializado hasta junio la cifra récord de 3.777 viviendas, un 42% más que en 2011. Fuentes de la entidad han asegurado que esta capacidad de generar beneficios, sin contemplar la carga inmobiliaria, es el factor que más ha despertado el interés de los grupos financieros que estudian hacerse con Catalunya Banc, cuya subasta aplazó el Gobierno el pasado mes de junio. Es por ello que la entidad, de acuerdo con las autoridades y el nuevo calendario de recapitalización de la banca, confía en "una rápida reactivación del proceso" de venta, que podría retomarse el próximo mes de septiembre.