Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los concursos de acreedores en las empresas alcanzan su máximo histórico

Entre enero y junio se han registrado 3.601 insolvencias, un incremento interanual del 32%

Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid acumulan la mitad de las declaraciones

El sector de la construcción y el inmobiliario acogen el 45% de las suspensiones de pagos

Los concursos de acreedores (antiguas suspensiones de pagos) han alcanzado un máximo histórico entre enero y junio de 2012, según el baremo trimestral que elabora la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC). El número de insolvencias suma ya 3.601, lo que representa un incremento interanual del 32%. La información, que la consultora elabora con datos aparecidos en el Boletín Oficial del Estado (BOE) refleja que desde el año 2004 la tendencia es ascendente y que cada vez es mayor el número de empresas que se declara en concurso, con la excepción de 2010, cuando se registró una ligera reducción.

Billetes de euro.
Billetes de euro. EFE

Las comunidades autónomas que han registrado mayor número de concursos hasta junio han sido una vez más Cataluña (21% del total), Comunidad Valenciana (16%) y Madrid (12%). Entre las tres registran la mitad de las declaraciones. Canarias y Navarra fueron las únicas regiones donde se ha reducido la cifra de concursos, un 11% y un 13%, respectivamente. En La Rioja el crecimiento fue del 106%.

Los sectores de la construcción y el inmobiliario siguen sin levantar cabeza y concentran casi la mitad del total de concursos publicados (el 45%, explica PwC). En concreto, las declaraciones en el ámbito de la construcción han crecido un 40% (286 concursos) y las del inmobiliario, un 26% (123 concursos).

Enrique Bujidos, socio responsable del área de reestructuraciones de PwC, ha destacado que la "particular" situación del sistema financiero, junto con la persistente crisis económica "hace previsible" un año 2012 con una elevada actividad concursal. También ha señalado que el margen para la refinanciación de la deuda es cada vez menor, tanto por el lado de las companías "que llevan muchos meses consecutivos de deterioro en sus cuentas de resultados", como por el de las entidades financieras, "que tienen serias restricciones para proporcionar dinero nuevo a las empresas".