Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía cree que la banca necesitará menos de los 62.000 millones

El Ministerio confía en que tras el examen individual de septiembre afloren fortalezas en el sector

El Gobierno recapitalizará “de inmediato” a las entidades nacionalizadas

Luis de Guindos y Olli Rehn, presidente del Eurogrupo
Luis de Guindos y Olli Rehn, presidente del Eurogrupo AFP

En el Ministerio de Economía se está convencido de que las condiciones de las pruebas de resistencia a la que se ha sometido a la banca Oliver Wyman y Roland Berger son las más duras que se han hecho en el mundo. Fuentes del organismo que dirige Luis de Guindos esperan que tras las auditorías que se realizarán a cada entidad, las necesidades globales serán inferiores a los 62.000 millones que concluyeron el jueves las consultoras.

El nivel de exigencia aplicado a las cuentas de la banca (con una caída del PIB del 6,5% y un descenso de los precios inmobiliarios del 60% desde el inicio de la crisis), hacen pensar a algunos ejecutivos de Economía que cuando se baje al detalle, aflorarán fortalezas en los balances de cada entidad que reducirán “sensiblemente” la cifra. La solución se sabrá en septiembre. En Economía prefirieron no ofrecer ninguna cantidad porque les pareció aventurado.

Entre el Gobierno y la Comisión Europea existe sintonía en “acelerar al máximo” la recapitalización de las entidades nacionalizadas. “Se va a hacer de inmediato”, dijeron en el Ministerio de Economía, coincidiendo con las palabras de hoy del vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn. “Este es un asunto que hay que resolver lo antes posible porque pronto se dispondrá de los fondos y servirá para eliminar incertidumbres”, añadieron estas fuentes.

Más de dos tercios de los 62.000 millones irán a las entidades nacionalizadas, lo que hace suponer que se podrían solicitar alrededor de 45.000 millones para Bankia, Novagalicia, CatalunyaCaixa y el Banco de Valencia. Hasta el 9 de julio no se pactarán las condiciones del préstamo a España por lo que habrá que esperar a esa fecha para que España reclame el crédito para la banca. Para calcular la necesidad de capital se utilizarán las valoraciones de cada entidad hechas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Según el informe de los consultores, la venta de Banca Cívica, Unnim y el Banco Pastor ha evitado que se necesiten 10.000 millones más de recapitalización, según Roland. Además, este consultor recuerda que el Fondo de Garantía de Depósitos de la banca tiene 11.000 millones comprometidos para cubrir posibles pérdidas de las entidades vendidas (CAM y Unnim), que no están financiados, lo que es una incógnita de futuro.

Representantes de las consultoras, junto a ejecutivos del Ministerio de Economía, mantuvieron este viernes por la tarde una reunión con analistas para aclarar dudas técnicas sobre la manera en la que se realizó el informe. Una de las cuestiones preguntadas fue si los excedentes del beneficio de algunas entidades, sobre todo las más grandes que tienen negocio internacional, habían podido compensar pérdidas de otros bancos locales. Los consultores respondieron que no había sido así, es decir, que se habían estancado los resultados de los mejores para no subvencionar a los peores.

Deloitte, KPMG, PwC y Ernst & Young, acaban de empezar la verificación de la clasificación de los créditos para chequear que estén bien asignados. Estarán coordinados por Boston Consulting Group. Posteriormente, en septiembre, una de las dos consultoras realizará otra prueba de resistencia sobre los datos de las auditorías.

El papel de accionistas y ahorradores

La doctrina europea es que son los dueños de las entidades los que paguen en primera instancia los costes de la recapitalización

Otro de los temas de debate entre España y la Comisión Europea es si los accionistas y los compradores de renta fija deben pagar el rescate de las entidades caídas. Las preferentes son títulos híbridos a medio camino entre la deuda y el capital, por lo que quizá queden fuera de la polémica. El ministro Guindos negó este viernes que la Unión Europea vaya a exigir una quita a los tenedores de bonos subordinados de las entidades financieras.

Otro de los temas que no están cerrados es si se reforzará el capital de las entidades con inyecciones de capital o bonos contingentes convertibles, conocidos como cocos. La diferencia es que con el capital público entraría el Estado en la gestión pero no se cobraría por el dinero, mientras que los cocos hay que pagar el capital al 8% o más. Fuentes de Economía explicaron que dependerá de la salud de la entidad por lo que se supone que solo las que se consideren sanas financieramente recibirán bonos.

Respecto al banco malo, que agrupa los activos inmobiliarios dañados, Economía cree que se podría crear con el ladrillo de los bancos nacionalizados.