Bruselas enfría el debate sobre usar los fondos de rescate para comprar deuda

La Comisión niega "negociaciones" en el G-20 y recuerda que la medida ya está prevista Hollande asegura que Monti ha lanzado la idea y considera que "merece cierta atención"

El comisario Olli Rehn, en la Eurocámara.
El comisario Olli Rehn, en la Eurocámara.FREDERICK FLORIN (AFP)

La Comisión Europea (CE) ha negado hoy que haya habido “negociaciones” en el G-20 sobre la posibilidad de usar los fondos de rescate europeos para socorrer a los países con problemas en los mercados de deuda. La opción de comprar bonos de los socios bajo presión, que ya está prevista en los estatutos del mecanismo de estabilidad que debe entrar en vigor próximamente, cuenta con el rechazo frontal de Alemania. El motivo es que, según ha recordado hoy Bruselas haciéndose eco de las premisas de Berlín, este respaldo no puede ser "sustituto de los esfuerzos de consolidación presupuestaria ni de las reformas económicas que pueden reforzar la confianza en las economías que están bajo una presión más fuerte de los mercados".

El presidente francés, François Hollande, reconoció ayer ante un grupo de periodistas durante la cumbre del G-20 de México que el primer ministro italiano, Mario Monti, “ha lanzado la idea, que se merece algo de atención”. Según explicó, los líderes europeos habrían debatido formas de usar los fondos para ayudar a aquellos países que han hecho los deberes como Italia en materia de reformas y recortes. "Que haya discusiones o ideas me parece normal, estamos hablando de algo que está previsto y que se reglamentó el 29 de noviembre de 2011", ha señalado el portavoz europeo de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, lo que desliza que las eventuales conversaciones se habría realizado fuera de la agenda oficial del encuentro en la ciudad de Los Cabos.

La compra de bonos no forma parte de las negociaciones" Angela Merkel

La propia canciller alemana, Angela Merkel, ha respondido a los periodistas que le han preguntado sobre este tema en la misma línea. "La compra de bonos no forma parte de las negociaciones", ha asegurado en relación a las iniciativas que se están planteando para superar la crisis. En su lugar, ha insistido en que el camino a seguir sigue siendo el de reforzar el compromiso y la integración fiscal de los países socios.

La controvertida propuesta para que los fondos de rescate de la zona euro comiencen a comprar deuda de los países en problemas es "inteligente", según cree el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo. Consultado sobre si España pedirá formalmente ayuda para sus bancos el jueves en una reunión del Eurogrupo, el funcionario dijo que se necesitará esperar a la evaluación de auditores independiente el jueves.

Altafaj también ha negado las informaciones publicadas este miércoles por medios británicos en las que se indica que los Gobiernos europeos habrían pactado utilizar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo de Estabilidad (ESM) —que está pendiente de ratificación en todos los países— para comprar deuda pública española e italiana por valor de 750.000 millones de euros con el fin de atajar el acoso que sufren en los mercados. Hoy, sin embargo, la presión vendedora sobre sus bonos se está reduciendo de forma decidida, aunque los inversores también han reaccionado positivamente a la posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense anuncie nuevas medidas de estímulo.

Más información
El G-20 urge a España a aclarar el rescate
Obama: “Cuando España clarifique el rescate, se calmarán los mercados”
Rajoy niega la presión: “No se ha pedido claridad a España”
Gobierno y PSOE olvidan su pacto y se reprochan la culpa del rescate
La cumbre pone deberes a Europa para proteger la economía mundial

"Hemos visto informaciones de prensa, en la prensa de un único Estado miembro y no de otros, por cierto", ha señalado Alfataj en referencia a que la noticia solo ha venido de Reino Unido antes de asegurar que "no tiene constancia de ningún plan" en esa línea.

El portavoz ha reconocido que, en cualquier caso, recurrir a esa vía podría ser "útil" para "calmar las tensiones en los mercados", pero ha subrayado que la compra de deuda "no resuelve las causas que están en la base de las dudas y el nerviosismo". "Sería paracetamol financiero. Podría aligerar la tensión, el dolor, pero no resuelve las causas, por ejemplo, que están en la base de los problemas estructurales de la economía italiana, española o de otras", ha subrayado.

Altafaj ha asegurado que, mientras no haya una petición formal por parte de los países para la utilización de esa vía de compra de deuda, se está "en el ámbito de las especulaciones" y ha recalcado que no ha visto "ningún indicio" de que España o Italia vayan a solicitarlo a la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) que mañana se celebra en Luxemburgo. Pedir el apoyo de los fondos llevaría acarreado la asunción de un duro programa de reformas y ajustes que garanticen que será capaz de devolver la ayuda en tiempo y forma.

El viernes, el propio Monti recibirá a Hollande, al presidente español, Mariano Rajoy, y a la canciller alemana, Angela Merkel, en Roma para preparar el Consejo Europeo de la próxima semana.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS