El fabricante de BlackBerry prepara despidos y ventas para superar su crisis

La canadiense RIM baja en Bolsa y pierde mercado frente a Android y iPhone

Thorsten Heins, presidente de RIM
Thorsten Heins, presidente de RIMAP

La situación de Research In Motion (RIM) se complica aún más. Hasta el punto, de que el fabricante de la Blackberry acaba de acudir a JP Morgan y a Royan Bank of Canada para que le asistan a la hora de elegir entra las diferentes alternativas estratégicas que tiene la compañía, incluida la venta de activos. Los títulos de la tecnológica canadiense llegaron a caer un 13%.

Thorsten Heins, su consejero delegado, anticipó además que sufrirá pérdidas operativas en el primer trimestre, cuando hace unos meses se habló de ganancias. RIM presentará resultados el próximo 28 de junio. Es el reflejo, según los analistas del sector, de que la Blackberry no se vende, pierde cuota de mercado y no es capaz de competir frente los dispositivos Android y iPhone.

Más información
Las ventas de Blackberry caen por primera vez desde 2006
El nuevo jefe de RIM desencanta
RIM muestra un prototipo de la nueva Blackberry

La capitalización bursátil de RIM está ahora al mínimo de ocho años. Entras opciones que debe emprender la compañía para estabilizarse, se da ya por hecho que procederá a un recorte de plantilla para reducir costes. Ya la semana pasada circuló que la RIM prepara el despido de 6.000 empleados. La dirección se limita a decir que serán "significativos".

Pero el recorte no es suficiente. La firma electrónica debe además vender sus productos. No es solo un problema de que sus rivales tienen más éxito entre el público, es que además va muy retrasada en la actualización del sistema operativo que hace funcionar los teléfonos y tabletas Blackberry. Ahora además se suma Microsoft al banquete con el nuevo Windows.

Y no solo va retrasada respecto a Google y Apple ante el consumidor general, también pierde terreno en el mercado de las empresas, que dominó de forma aplastante hasta hace un par de años. Otra evidencia de que los problemas que heredó Heins cuando tomó las riendas son mucho más profundos de lo que pensaba, como admitió dos meses después de tomar las riendas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS