Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV suspende la cotización de Bankia a la espera de confirmar las ayudas

La entidad pide al regulador dejar de cotizar a la espera de la reunión del consejo esta tarde

Las acciones del banco estarán fuera del mercado probablemente hasta el lunes

El grupo tiene que dar a conocer las nuevas cuentas de 2011 y el plan de saneamiento

La ayuda del Estado alcanzará los 20.000 millones incluyendo los 4.465 millones del FROB

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. EFE

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha comunicado esta mañana la suspensión cautelar de la negociación de Bankia en Bolsa a petición de la propia entidad, que reúne esta tarde a su consejo de administración para aprobar las cuentas reformuladas de 2011 y el plan de saneamiento. La decisión del supervisor se ha dado a conocer minutos antes de la apertura y, teniendo en cuenta que la convocatoria del máximo órgano directivo del grupo ha empezado a las 16.30, no volverá al parqué hasta el lunes. La suspensión también afecta a la matriz de Bankia, el nacionalizado Banco Financiero y de Ahorros (BFA).

"La sociedad, a la vista de la falta de concreción en las cifras hasta que el Consejo haya adoptado el acuerdo definitivo, solicita a la CNMV la suspensión de la cotización", afirma Bankia en un comunicado remitido a la CNMV a las 09.14. Minutos antes, a las 08.53, era el propio regulador el que anunciaba motu proprio la exclusión temporal de Bolsa de los títulos del banco.

Bankia pide dejar de cotizar "a la vista de la falta de concreción de las cifras" del saneamiento

Desde el Gobierno, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ha vuelto a insistir en que la entidad tendrá "el apoyo y el respaldo" que necesite pero ha rechazado avanzar una cantidad. "No voy a entrar en cifras", se ha defendido. La ayuda, ha añadido, se realizará "a partir de préstamos con garantías para que cueste lo menos posible al contribuyente y pueda ser recuperado lo antes posible". Sobre la revisión de las cuentas, se ha limitado a apuntar que "le correspondió en su día al Banco de España".

El consejo de administración debe fijar sus necesidades de capital, lo que incluirá una petición de ayudas públicas multimillonarias sin precedentes y convertirá la nacionalización de Bankia en la mayor que se ha llevado a cabo en España. Según el plan de Goirigolzarri que debe ser aprobado, la inyección que pedirá al Estado para limpiar sus balances y sanear los activos problemáticos es de 19.000 millones de euros. Con estas ayudas, agota los fondos que tenía previsto el Gobierno, que calculaba una cantidad “claramente inferior” a los 15.000 millones de euros para reestructurar al sector.

A los 19.000 millones previstos se suman, además, los 4.465 millones en participaciones preferentes que el FROB dio a BFA en 2010 y que van a ser convertidas en acciones ordinarias de la entidad. El canje dará al Estado el control de la matriz de Bankia y convertirá al FROB en el máximo accionista de la sociedad que cotiza en Bolsa.

El sábado, Bankia ha convocado una presentación a analistas e inversores de las líneas generales de su Plan de Recapitalización.

La reunión del consejo de administración también podría servir para empezar la remodelación de este órgano, ya que el ministro de Economía, Luis de Guindos, advirtió de que para recibir el apoyo público es necesario que Bankia y su matriz profesionalicen su gestión. Esto se traducirá en una reducción del tamaño de los dos consejos de administración y la renovación de sus miembros, entre los que todavía hay varios políticos, para que haya "profesionales de reconocido prestigio e independientes".

Las acciones de Bankia cerraron ayer a un precio de 1,570 euros, lo que equivale a un fuerte descenso del 7,43%, penalizadas por el riesgo de que afloren fuertes pérdidas y sea necesaria una macroampliación de capital que diluya la participación de los actuales accionistas. Tras el recorte del jueves, el grupo agrava el correctivo que ha sufrido en Bolsa desde la dimisión de su anterior presidente, Rodrigo Rato. En concreto, desde aquel lunes, 7 de mayo, los títulos de la entidad han perdido un 36%. Desde que salió a Bolsa a 3,75 euros por acción en julio de 2011 el batacazo alcanza ya el 58%. A lo largo de este periodo y pese a los vaivenes que ha sufrido la acción, el regulador no había decidido hasta hoy suspender a Bankia de cotización.

BFA tiene pendientes de cubrir provisiones por el crédito promotor de unos 7.100 millones y necesita dotarse de un colchón de capital de unos 1.900 millones. Además, debe reconocer el valor razonable de las participadas y evitar así que sus cuentas tengan salvedades. BFA tiene contabilizado en libros su 45% de Bankia por 12.000 millones, cuando en Bolsa tiene un valor de menos de 1.500 millones y el auditor estaba dispuesto a admitir como máximo una valoración de unos 8.000 millones, antes de conocerse el deterioro adicional de la cartera.