Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las acciones de ACS sufren tras vender el 3,7% en Iberdrola con minusvalías

La operación se ha cerrado por 800 millones y unas minusvalías de 540 millones

La compañía de Florentino Pérez sigue siendo el primer accionista de la eléctrica

ACS ha vendido un 3,69% del capital de Iberdrola, de la que es el primer accionista, a 3,62 euros por acción, lo que valora la operación en 800 millones de euros, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El precio de la venta supone un descuento del 7% con respecto al cierre de ayer. Además, la desinversión, tomando en cuenta la inversión efectuada, supondrá un impacto neto en los resultados del grupo que preside Florentino Pérez de 540 millones. Las acciones de ambas empresas han registrado fuertes caídas en la peor sesión del Ibex en lo que va de año.

Fuentes del mercado cifran la pérdida bruta que ACS deberá encajar con la venta en 767,4 millones de euros, teniendo en cuenta un precio medio de adquisición de los 220,52 millones de acciones vendidas de 7,1 euros por título.

El grupo añade que espera compensar las pérdidas "con las plusvalías por la venta de activos no estratégicos a lo largo del año, entre las que se incluye la venta parcial de Clece ya realizada que supera los 150 millones de euros". También, según ha añadido ACS en una conferencia con analistas, busca comprador para 750 MW de activos renovables, nueve líneas de alta tensión en Brasil, desaladoras y diversos activos concesionarios de autopistas. En próximas semanas, han añadido, anunciarán nuevas desinversiones.

La empresa informa de que destinará la totalidad de los 800 millones de euros obtenidos en la venta a la reducción de la deuda. En este apartado, ha refinanciado 1.377 de los 2.400 millones de euros que vencían este año de una deuda total de más de 9.000 millones, informa Reuters. En esta cifra no se incluyen los 3.000 millones pendientes de pago en activos que pretende vender, tal y como anunció Florentino Pérez a principios de marzo. En el lado contrario, tiene por cobrar facturas de ayuntamientos y comunidades autónomas por 2.300 millones de euros.

Tras la operación, el grupo de construcción y servicios mantiene su posición de principal accionista de la eléctrica, aunque reduce su participación del 18,6% al 14,85%, y "permanece como socio estable a largo plazo", ha añadido la empresa en la nota remitida a la CNMV.

La operación se ha realizado con la intermediación UBS y de Société Générale a través de un proceso de colocación acelerada (accelerated bookbuilding) entre inversores profesionales y cualificados, tanto residentes en España como en el extranjero.

Tras una hora suspendidas de cotización, sus acciones han regresado al mercado a las 10.00 con un recorte que ha ido aumentando de intensidad a medida que avanzaba la sesión. Al cierre, ACS se ha dejado un 6,06%, hasta los 16,45 euros, mientras Iberdrola ha perdido un 7,87%, hasta los 3,59 euros.

En los últimos 30 días, las acciones de Iberdrola han caído un 13,9%, acumulando en los últimos 12 meses un descenso del 35%.

Junto a la desinversión, ACS informa en un documento registrado en la CNMV que el equity swap a través de Natixis por el que controla un 4,65% de Iberdrola ha cambiado sus condiciones. Así, ha cancelado el derecho de ejecución si la cotización descendía de cuatro euros "a cambio de un incremento en el coste de financiación".