Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia vuelve a pedir al juez que declare ilegal la huelga del Sepla y los tripulantes

El objetivo de la aerolínea es exigir al Sepla y al Stavla compensaciones económicas

El Ministerio de Fomento ha establecido servicios mínimos, sobre todo para las islas

La compañía Iberia ha presentado hoy una nueva demanda contra el sindicato de pilotos Sepla para pedir que la huelga convocada por este colectivo, que ha anunciado 30 jornadas de paros entre el próximo lunes y julio contra la creación de la nueva filial Iberia Express, sea declarada ilegal. La aerolínea ya recurrió a los tribunales a principios de marzo, antes del inicio del frustrado proceso de negociación que ha desembocado en la votación de más jornadas de huelga. Por su parte, el Ministerio de Fomento ha establecido ya los servicios mínimos para los días de huelga, que cubrirán los vuelos a las islas españolas y entre el 25% y el 50% del resto de operaciones nacionales.

Servicios mínimos, sobre todo para conectar las islas

El Ministerio de Fomento ha anunciado que ya ha establecido los servicios mínimos para la huelga de pilotos en Iberia, correspondientes a los 30 nuevos días de paros (todos los lunes y viernes desde el 9 de abril al 20 de julio):

- Se deberán operar todos todos los vuelos entre la Península y las islas Canarias y Baleares

- El 50% de los vuelos nacionales cuyo tiempo de viaje sea superior a cinco horas

- El 25% de los vuelos peninsulares inferiores a cinco horas

- El 50% de los vuelos con ciudades extranjeras de menos de seis horas.

De hecho, en su nueva denuncia, la empresa reclama que las 36 jornadas convocadas en los meses pasados también sean declaradas ilegales. El objetivo de la medida es exigir una compensación económica a los pilotos por los "graves daños causados", asegura la compañía en una nota de prensa. Según sus cálculos, cada día de paros les ocasiona unas pérdidas de tres millones de euros.

Una solicitud similar se ha presentado también contra el sindicato Stavla, que representa a menos de un tercio del colectivo de tripulantes de cabina de pasajeros, por las jornadas huelga convocada a principios de marzo.

Iberia denuncia que la huelga “persigue obstruir una decisión tomada por la empresa en el ejercicio de su legítima libertad de empresa”. Además, asegura que “respeta todos los acuerdos firmados por la compañía”. Por otra parte, alega que es una protesta “abusiva” y pone de relieve que las últimas convocatorias de paros coinciden con el lunes de Semana Santa (festivo en cinco comunidades), los puentes de mayo y las vacaciones de verano”.