Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cuanto más grande sea Iberia, mejor”

Luis Gallego, en su despacho frente a la T-4 de Barajas, el pasado martes
Luis Gallego, en su despacho frente a la T-4 de Barajas, el pasado martes

Esta ha sido una semana intensa para Luis Gallego. El domingo pasado despegó el primer avión de la compañía que dirige, Iberia Express. Ese mismo día se rompieron las negociaciones entre la empresa matriz y los sindicatos que trataban de solucionar el conflicto surgido precisamente por el nacimiento de una aerolínea que no quiere ser low cost, pero que promete ofrecer tarifas más económicas dando el mismo servicio que la empresa madre.

Gallego no quiere hablar en ningún momento ni de la huelga —“Es un problema ajeno a la empresa. No nos va a afectar”— ni de nada que tenga que ver con Iberia —“Es que, aunque quisiera, no podría. No la conozco por dentro”—. Este ingeniero aeronáutico que ha pasado por Air Nostrum, Clickair (la antigua compañía de bajo coste de Iberia, que acabó uniéndose a Vueling) y Vueling solo se refiere a la recién nacida compañía.

La entrevista se celebra el martes, un día antes de que la página web de Iberia Express comience a funcionar. Durante los días siguientes habrá usuarios que protesten por no poder acogerse a la oferta promocional, que acaba hoy 1 de abril, de vuelos nacionales a partir de 25 euros, a Canarias por 45 e internacionales a 59. Gallego responde por correo electrónico a la pregunta sobre las protestas de aquellos que en lugar de 59 euros ida y vuelta por volar a Mikonos se encontraron con que las únicas tarifas disponibles rondaban los 255 euros. O los que solo veían precios a Fuerteventura por 330 euros, en lugar de los 45 por trayecto. “Más de 10.000 personas han comprado ya con las condiciones de la oferta y aún quedan muchas plazas disponibles. Los precios de los destinos internacionales empezaban a 59 euros para Dublín y Nápoles. Para Mikonos y Riga, debido a la duración del vuelo y el consecuente mayor consumo de combustible, el precio mínimo era de 79 euros. En cuanto al Fuerteventura, puede que en el vuelo seleccionado ya se hayan agotado las plazas. Sigue habiendo plazas disponibles a 45 euros”, aseguraba el viernes.

Pregunta. Otras aerolíneas —la propia Iberia con Clickair o British Airways con Go— ya intentaron lanzar una filial de bajo coste y no funcionó. ¿No corren el riesgo de convertirse en rivales de su propia matriz?

Respuesta. No vamos a competir con Iberia. Venimos a sumar. Iberia Express tiene que ser entendida como una compañía que va a aportar pasajeros a la red de Iberia. Cuanto más grande sea Iberia, mejor para todos. Hasta ahora la estructura de costes de Iberia era alta y no le permitía competir en determinadas rutas. La nuestra nos permite iniciar rutas nuevas. Por ejemplo, volaremos de Madrid a Riga. Nuestros costes nos permiten expandir el mercado.

P. Iberia Express no quiere ser una low cost, pero dice que va a ofrecer el mismo servicio de Iberia a precios más bajos. ¿De dónde viene el ahorro de 100 millones calculados para 2015? ¿Cuánto van a bajar los sueldos respecto a los de Iberia?

R. Nuestra reducción viene en todas las partidas. No solo en tripulación. No conozco la tabla salarial de Iberia. No puedo hablar de porcentajes. Solo puedo decir que ofreceremos salarios de mercado. Estamos contratando muy buenos pilotos de Vueling, Spanair, Air Europa y otras compañías. Además, vamos a conseguir productividad de las tripulaciones. Nuestro objetivo es volar alrededor de 850 horas al año. Seremos eficientes no solo en salarios, el coste unitario será menor y disminuiremos costes de handling y otros procesos gracias a nuestra estructura más reducida.

P. ¿Por qué no se puede hacer esa reducción de costes desde la propia Iberia? Los sindicatos denuncian que el grupo quiere vaciar de contenido a la empresa matriz.

R. Sobre Iberia no voy a contestar ninguna pregunta. Nos han pedido que creemos una compañía eficiente y que hagamos al grupo más fuerte en un momento en el que el mercado está delicado. Además, desconozco las interioridades de Iberia. Mi vida profesional ha transcurrido en otras empresas.

P. ¿No es sorprendente que dos días después del nacimiento de Iberia Express aún no se puedan comprar billetes de la compañía? [La página web de la empresa empezó a funcionar el miércoles]. La gente que está volando ahora compraron billetes de Iberia y se les ha metido en otros operados por Iberia Express. Según los críticos, todo se ha hecho a marchas forzadas para presionar las negociaciones.

R. El objetivo inicial de la compañía era salir el 25 de marzo y se ha cumplido. Ya teníamos las aprobaciones y los códigos, pero hacía falta un tiempo para poner en marcha la web.

P. ¿No habría sido mejor esperar para que los primeros clientes contrataran directamente con Iberia Express?

R. El cliente podrá volar con billetes comprados a través de los canales tradicionales de Iberia o con los nuestros propios, que serán la página web y el call center. Hubiera sido preferible que los pasajeros nos hubieran llegado desde el principio también por nuestro canal, pero no nos preocupa. La ocupación de los vuelos está siendo alta.

P. El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, dijo que 2012 será uno de los ejercicios más difíciles por el alto precio del combustible y por el agravamiento de la crisis general. ¿Están seguros de conseguirán su objetivo de ser rentables desde el primer año?

R. Acabamos de hacer la última previsión del presupuesto. Con los números que tenemos hoy, la compañía aún ganaría dinero.

P. ¿Cuánto?

R. Poquito. Nuestro objetivo es llegar al break even [umbral de rentabilidad] o ganar un poquito de dinero al acabar el año.

P. ¿Qué porcentaje de descuento ofrecerán sobre los precios habituales de Iberia?

R. No le puedo decir un porcentaje. Vamos a crear una estructura diferente de tarifas: una business y tres distintas de turista. La express es la más asequible, en la que se paga solo por volar y a partir de ahí se puede comprar aparte el derecho a facturar maletas u otros accesorios. La estándar ya incluirá la primera maleta y la selección de asiento. Y la tercera es la flexible, que permite cambios en el check in en el día y que pagando algo más permite el reembolso. El porcentaje de descuento dependerá de la antelación y del tipo de tarifa, pero sí estamos seguros de que nuestros costes serán más reducidos.

P. Tienen previstas 17 rutas para final de año. ¿Barajan nuevas incorporaciones?

R. Solo tenemos cerrada la temporada de verano y ahora trabajamos el winter [sic]. Uno de los éxitos del bajo coste es que los aviones tengan alta utilización y escalas reducidas.

P. Las rutas en las que están pensando, ¿serán en España?

R. Será un mix de domésticas e internacionales.

P. ¿Aprovecharán el hueco que ha dejado la quiebra de Spanair?

R. No. Solo nos ha afectado adelantando algunas rutas que teníamos ya previstas. Hemos adelantado la entrada de Canarias y reforzado Baleares. Estamos analizando los huecos del mercado y la demanda que hay.

P. A finales de 2012 tendrán 500 trabajadores y 14 aviones. ¿Qué más planes de expansión tienen?

R. Seguiremos creciendo y en 2013 y 2014 necesitaremos más tripulaciones y empleados. Es posible que en dos años lleguemos a los 28 aviones, pero también dependerá de cómo vaya el mercado y cómo lo hagamos.

P. ¿Pueden los 30 días de huelga que han convocado los pilotos de Iberia dañar a toda la marca, incluida Iberia Express?

R. Los clientes siguen confiando en una marca como Iberia. No creo que nos vaya a afectar de ninguna manera.