Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tijeretazo del Gobierno reduce un 16,9% el gasto de los ministerios

El mayor recorte de la democracia se debe a la brusca rebaja de las inversiones públicas

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro

El Gobierno ha metido un nuevo tajo a los ministerios en el proyecto de Presupuestos para 2012. El gasto de los 13 departamentos del Estado se reducirá un 16,9% durante el presente ejercicio, hasta los 65.803 millones de euros. A los 8.900 millones de ahorro que ya anunció para este año el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado diciembre con el acuerdo de no disponibilidad de gasto, Hacienda añade otros 4.500 millones. En total, el recorte previsto en la estructura del Estado es de 13.406 millones de euros, el mayor recorte de gasto para “los Presupuestos más austeros de la democracia”, según explicó este viernes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros. “Hay que adoptar medidas de carácter extraordinario ante una situación crítica”, justificó el ministro.

El Gobierno debe cumplir de forma “irrenunciable” con el objetivo de déficit marcado por Bruselas, en el 5,3% del PIB. Esto supone un severo ajuste presupuestario. Y el Gobierno ha decidido poner una estricta dieta a los ministerios. Los más afectados por el plan de Hacienda son el Ministerio de Fomento (dispondrá de 3.094 millones menos), el de Industria, Energía y Turismo (1.762 millones menos), Empleo y Seguridad Social (1.694 millones) y Asuntos Exteriores y Cooperación (1.441 millones).

Por capítulos, el mayor mordisco se lo llevan las inversiones públicas. El apartado de inversiones reales y las transferencias corrientes, que incluyen las transferencias a las comunidades autónomas para obra pública, se reduce un 36,1%. El Gobierno destinará 5.478 millones de euros menos a nuevas infraestructuras. En esta cantidad se incluyen 351 millones de euros de programas especiales para Defensa que no se ejecutarán. El otro bocado procede por la disminución de políticas activas de Empleo en 1.557 millones.

Los Presupuestos rebajan en 594 millones las transferencias a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, dependiente del Ministerio de Exteriores. También contemplan un fuerte ajuste a otras subvenciones. Las ayudas para acceso a la vivienda se rebajan en 322 millones de euros, y las subvenciones al transporte para los insulares en 65 millones de euros. Se reduce, así, la ayuda para los desplazamientos aéreos y en barcos para los residentes en Canarias y Baleares, lo que provocó ayer airadas protestas desde esas comunidades en las redes sociales.

El plan del Ejecutivo se carga de un plumazo el Fondo de Integración de Inmigrantes, que el año pasado contó con una partida de 67 millones de euros. El tremendo tajo a las arcas de los ministerios incluye un recorte a las transferencias de Educación de 530 millones. La vicepresienta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aclaró que este último recorte no afecta a las becas de Educación.

El departamento que dirige Montoro ve reducida su asignación en 794 millones procedente fundamentalmente de una rebaja de 254 millones para adquirir acciones y participaciones en sociedades estatales. Aunque también prevé disminuir la aportación a RTVE en 204 millones.

Hay que adoptar medidas de carácter extraordinario

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda

Los Presupuestos suprimen 283 millones de aportación convenida con la dependencia, lo que supone una de las decisiones más polémicas del proyecto. En Industria se reducen casi a la mitad (un 47,9% menos) los créditos destinados al Instituto de Reestructuración de la Minería y del Carbón y se suprime el extracoste de generación de energía, por 256 millones.

Las organizaciones agrarias protestaron ayer porque el proyecto del Gobierno prevé reducir las actuaciones de desarrollo rural (un 85,9% menos) y rebaja las transferencias a las comunidades para planes agrarios y pesqueros a la mitad.

Otra de las medidas de ahorro consiste en la congelación del sueldo de los funcionarios. Además, se mantiene paralizada la tasa de reposición (la sustitución de funcionarios jubilados) para todos los departamentos excepto para los vinculados con servicios sociales, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y los inspectores de Hacienda y Trabajo, que se fija en el 10%. Aun así, el gasto de personal crece un 1,3% debido al aumento de las clases pasivas, la cobertura especial que tienen los funcionarios del Estado.

Fomento, el más castigado

L. D., Madrid

El Ministerio de Fomento es al que más dinero le han quitado los aires de austeridad que soplan desde Bruselas y Berlín. El departamento que dirige Ana Pastor dispondrá este año de 5.843 millones, 3.000 menos que en 2011. Esta cantidad se refiere tan solo al dinero que maneja el departamento. Pero si a esta cifra se le suman las obligaciones de ejercicios anteriores, el presupuesto asciende a 7.291 millones. El descenso en este caso se quedaría en el 18,4%.

La política de vivienda, uno de los emblemas del Gobierno socialista, es una de las grandes damnificadas. Las ayudas para acceder a un piso absorbieron en 2011, cuando ya habían sufrido un tajo del 20%, 785 millones. Este año caerán un 42%, hasta los 456 millones. El Gobierno ya había anunciado que no prorrogará la renta para fomentar el alquiler entre los jóvenes, pero ahora deberá emprender más ajustes.

La parte del león del tijeretazo va a las infraestructuras. Entre inversiones y transferencias de distintos ministerios suman 9.700 millones, un 36% menos.