Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Caixa ultima la oferta por Banca Cívica a un precio muy ajustado

El canje podría valorar a la entidad comprada por debajo del precio actual

Isidro Fainé, presidente de La Caixa
Isidro Fainé, presidente de La Caixa

Los contactos empezaron hace más de dos meses, aunque se convirtieron en oficiales el 13 de marzo, cuando Caixabank y Banca Cívica lo reconocieron ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La fuerte subida de la cotización de aquellos días obligó a ambas entidades a admitir contactos para una absorción de Banca Cívica por parte de Caixabank.

Ahora se analizan los informes sobre las cuentas de resultados, las redes de oficinas, el margen del negocio y, sobre todo, las posiciones inmobiliarias de ambos. Una de las claves será las necesidades de capital y provisiones para cumplir con el decreto de saneamiento del sistema financiero de febrero pasado.

Banca Cívica —que aglutina a CajaSol, Caja Navarra, CajaCanarias y Caja de Burgos— no está en las mejores condiciones para conseguir los 2.031 millones que le hacen falta para sanear su exposición al sector del ladrillo, de los que 1.248 millones son provisiones contra resultados. Además, tiene unos 1.000 millones de capital público que debe pagar al 8%.

Batacazo de Banca Cívica en Bolsa

La publicación de que La Caixa hará una oferta a la baja por Banca Cívica, que podría cerrarse con un precio por acción de dos euros, están lastrando al valor en Bolsa, donde sus títulos se han dejado un 6,33% hasta los 2,22 euros.

Estaba previsto terminar el escrutinio de las cuentas el viernes pasado, pero se han prolongado una semana. Este viernes se espera que La Caixa, matriz de Caixabank, entregue la ecuación de canje a los presidentes de Banca Cívica, Antonio Pulido y Enrique Goñi. Fuentes cercanas a la operación señalan: “El precio será ajustado. Hoy en día todos las entidades financieras cotizan a precios muy bajos, por debajo de su valor en libros”, añaden. Analistas del mercado consideran que la adquisición de Unnim “debe ser una referencia porque es una entidad similar, aunque con el doble de tamaño, pero con una tipología de negocio similar”. Realmente Unnim se valoró en 1.000 millones negativos (por debajo de sus recursos propios), que es la ayuda que recibió el BBVA. Además, en este caso no habrá ayudas públicas. Caixabank además, deberá hacer frente al coste de la reducción de personal (la fusión tendría 32.500 empleados y 6.600 oficinas) de los que se calcula que sobrarían más de un 10%.

Banca Cívica no está en las mejores condiciones para conseguir los 2.031 millones que le hacen falta para sanear su exposición al ladrillo

En este caso no se espera llegar tan lejos, porque los ejecutivos no aceptarían la oferta. Los análisis de los expertos apuntan a una valoración de Banca Cívica en dos euros por acción. Este sería el resultado de calcular el canje con las cotizaciones medias en las últimas 60 sesiones, de forma que se aislaría el efecto comprador de personas que pudieran conocer la operación. Un valor como este es fácil de elevarlo o bajarlo porque su volumen no es muy alto. Esos dos euros por títulos quedarían por debajo del cierre de ayer en Bolsa (2,37 euros).

Este precio supondría aplicar un descuento del 80% sobre su valor en libros de Banca Cívica o, lo que es lo mismo, se pagaría a 0,20 veces el valor contable. El precio de salida a Bolsa, en julio pasado, fue a 0,27 veces el valor contable.

Los análisis de los expertos apuntan a una valoración de Banca Cívica en dos euros por acción

Pese a esta rebaja, los gestores de Cívica podrían animar a sus accionistas a acudir al canje por las mejores perspectivas de futuro y los posibles mayores dividendos de Caixabank.

“El proceso no se puede dormir porque se acabará pudriendo”, comenta un ejecutivo cercano a la operación. “Cuanto más tiempo pase, menos posibilidad de que salga”, añaden. Lo que está previsto es que si a principios de semana no se alcanza un acuerdo, se enviará un comunicado a la CNMV para anunciar que se mantienen las conversaciones.

Algunas fuentes de Banca Cívica consideran que la fecha del 31 de marzo, cuando las entidades deben entregar su plan de saneamiento al Banco de España, no tiene por qué ser definitivo. Podrían informar al supervisor del estado de las negociaciones y continuarlas hasta el 31 de mayo.