CRISIS DEUDA SOBERANA

La banca española acapara la mitad del crédito solicitado al BCE en febrero

Las entidades piden 152.000 millones para invertirlos en deuda pública y en sus vencimientos “La cifra es preocupante”, dicen los expertos

El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi.ALEX DOMANSKI / REUTERS

La banca española acaparó en febrero prácticamente la mitad del crédito concedido por el Banco Central Europeo (BCE), ante la sequía que atraviesa el mercado mayorista de financiación. Según informó este miércoles el Banco de España, el recurso de las entidades a la ventanilla extraordinaria de liquidez del organismo que preside Mario Draghi alcanzó de media los 152.400 millones de euros, lo que equivale al 47% del total de la deuda pendiente de devolver al BCE por todos los bancos del Eurosistema. Tanto este porcentaje como el volumen total de dinero prestado suponen dos máximos históricos y superan, con mucho, al peso de España en el sector europeo, del 14%. Este dinero se cobra al 1%.

Además, con vistas al futuro, la cifra seguirá subiendo, ya que estos datos no reflejan el impacto de la segunda subasta extraordinaria a tres años del BCE, realizada el 29 de febrero y con la que repartió 529.000 millones entre 800 bancos. Entre esta y la primera barra libre de liquidez de diciembre, las entidades españolas se hicieron con 200.000 millones. No obstante, parte de esta es la cantidad se ha devuelto al propio BCE para amortizar créditos anteriores que tenían los bancos. Según UBS, dos de las 3 entidades que más dinero han solicitado eran españolas: Santander y Bankia.

Más información

Además de la cantidad, el otro dato realmente preocupante es que la banca española solo depositó en el BCE unos 19.000 millones. Es decir, los españoles solo dejan el 12,5% de lo que piden. El conjunto de las entidades europeas depositan mucho más dinero. Esto supone que la banca española ha destinado 133.000 millones a invertirlos en deuda pública española y en sus propios vencimientos porque el crédito a la economía sigue cayendo. Este año tienen que atender deudas pendientes por 131.000 millones.

Joaquín Maudos, profesor de Análisis Económico de la Universitat de Valencia, apunta: “Se dice que no hay estigma en acudir al BCE porque han ido 800 bancos a la ultima subasta, pero acaparar el 47% del eurosistema es un estigma para la banca española y que demuestra que hay serias dificultades para financiarse en el mercado mayorista. Este dato deteriora la imagen exterior de la banca española”. Además, Maudos recuerda que la deuda publica ha crecido un 21% en los balances bancarios en diciembre 2011 respecto al 2010, “lo que demuestra que la liquidez del BCE no llega a la economía”.

Como apunta José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup, para las entidades es más rentable invertir en deuda pública, con la que pueden obtener alrededor del 3,5% de interés.

Claudio Ortea, director de inversiones del banco suizo Lombard Odier, añade que pese a que la banca pide estas cantidades tan altas al BCE, “aun mantiene ofertas de depósitos al 4%, lo que indica que sigue necesitando más liquidez, aunque sea cara. Es otra señal de la poca credibilidad del sistema financiero. No volverá el crédito de los mercados mayoristas hasta que se reestructuren completamente los balances”.

La banca española solo depositó en el BCE unos 19.000 millones, el 12,5% de lo que piden

Juan Luis García Alejo, director de Inversis Gestión, señala que las subastas del BCE son un buen reflejo de los sistemas financieros en dificultades, “el italiano y el español. No hay duda de que las entidades aprovechan este dinero para ganar margen financiero invirtiendo en deuda pública”.

Algunos expertos piden medidas para desincentivar que los bancos dejen el dinero en el BCE, por el que solo reciben un 0,25% de interés, y lo presten a familias y empresas. “Habría que bajar los depósitos a un tipo del 0% para que no se inmovilicen más de 800.000 millones”, comenta Maudos.

La dependencia entre la banca española y el BCE llegó ayer al Congreso. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció que las medidas extraordinarias del BCE son “extremadamente importantes” y un “gran alivio” para garantizar la liquidez con vistas a recuperar el crédito, algo “imprescindible” cuando se pretende reactivar la economía.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50