Nueva Rumasa usaba facturas falsas para financiarse en bancos

Los propietarios utilizaron a 27 testaferros para ponerlos al frente de 149 sociedades Ruiz-Mateos acudió a paraísos fiscales para eludir la expropiación

Agencias
El empresario José María Ruiz-Mateos a su llegada a los juzgados de Palma.
El empresario José María Ruiz-Mateos a su llegada a los juzgados de Palma.EFE

El mismo día en el que se cumplen 26 años desde que el Gobierno expropiara a la familia Ruiz-Mateos su conglomerado Rumasa, su álter ego, Nueva Rumasa, sigue dando de qué hablar. La compañía ha usado en los últimos años un particular sistema de financiación: “facturas falsas o documentos de cobro” que llevaba a los bancos donde tenía líneas de financiación, según explicó la auditora interna de Nueva Rumasa, Francisca Rodríguez.

Rodríguez explicó el sistema a la Brigada de Blanqueo de Capitales, según asegura Efe. Era una operativa que en la familia se llama “fuelle o papel pelota”. Consistía en encadenar las facturas entre unas sociedades y otras, presentarlas al banco, pero que al final ninguna de las empresas acabe pagando. La auditora señaló además que, tras conocer el estado de las principales empresas del conglomerado, como Clesa o Grupo Dhul, su situación le pareció “del todo incompatible” con la emisión de pagarés, “sobre todo con el tipo de interés que ofrecían”, señaló a la policía.

Los Ruiz-Mateos traspasaron 7,75 millones de participaciones sociales de Clesa y otras firmas a Alinda Finance

Las pesquisas policiales, en manos del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, señalan además un entramado complejo de sociedades en paraísos fiscales. Según Europa Press, del informe elaborado por la Unidad de delincuencia Económica y Fiscal se desprende que la familia emprendió en 2009 un proceso de traspaso de parte del negocio a sociedades radicadas en Belice, Antillas Holandesas, Islas Vírgenes, Panamá, Suiza, Holanda, Estados Unidos, Andorra y Chile.

Más información

Los propietarios de Nueva Rumasa también utilizaron a 27 testaferros para ponerlos al frente de las 149 sociedades, tanto patrimoniales como pertenecientes a Nueva Rumasa, en España y nueve países extranjeros, según se desprende del informe. Los investigadores de la Policía Nacional y la Guardia Civil sitúan a Alfonso Barón Rivero, sobrino de Teresa Rivero, como responsable de la estructura del entramado en el extranjero. Barón declarará el 29 de febrero como imputado en la Audiencia Nacional.

Entre las operaciones destaca el proceso por el que los Ruiz-Mateos traspasaron hasta 7,75 millones de participaciones sociales de Clesa y otras sociedades a Alinda Finance BV, radicada en Holanda y que en 2007 era propiedad de los seis hijos varones de Ruiz-Mateos. La dirección general de Alinda Finance BV pasó a manos de la sociedad RCS Management y contaba con un balance de 52,7 millones de euros y el 100% de su capital social era titularidad de Zoilo Ruiz-Mateos.

Empleados como testaferros

En la lista que incluye los 27 nombres de las personas que actuaron como testaferros, se encuentran el director del Rayo Vallecano hasta su venta el pasado mes de mayo, Jesús Fraile Delgado, así como los empleados de Nueva Rumasa, Susana Álvarez Ampuero y Rufino Martín-Maestro García. Los tres están citados a declarar como testigos el próximo 1 de marzo ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz.

A pesar de que la mayoría de los testaferros eran empleados del entramado de la abeja, en la lista también figuran varios familiares de los Ruiz-Mateoscomo Zoilo Pazos, sobrino del matrimonio Ruiz-Mateosy administrador único de Bardajera, sociedad que actuaba como "hucha" de Nueva Rumasa y que llegó a recibir 673 millones de euros del resto de sociedades.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50