Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emirato de Catar se refuerza en el capital de la eléctrica Iberdrola

Eleva su participación al 8,32% desde el 6,16%

El 2,2% adicional supone una inversión de unos 600 millones

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El emirato de Catar se ha reforzado como segundo accionista de Iberdrola, solo por detrás del grupo ACS. El fondo soberano catarí, Qatar Investment Authotity, entró en el capital de la eléctrica gracias a un acuerdo firmado en marzo del año pasado por el que el emirato se hizo con el 6,15% del capital a través de su filial Qatar Holding Luxembourg. Sin embargo tanto esta sociedad como otro brazo inversor del fondo soberano han seguido realizando compras en el mercado de modo que han llegado a alcanzar el 8,448% al cierre de 2011, porcentaje que luego se ha diluido hasta el 8,32%.

El aumento de participación no había sido inscrito en el registro de participaciones significativas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, pero ha sido desvelado esta mañana por la eléctrica en su informe anual de gobierno corporativo. El incremento de la participación supone una inversión que ronda los 600 millones de euros.

El emirato de Catar se consolida como el segundo mayor accionista de la eléctrica española. Solo se sitúa por delante de él el grupo constructor ACS, presidido por Florentino Pérez, al que la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha vetado en el consejo de administración. Catar es un socio traído por Galán al capital de la compañía y un apoyo más frente a Florentino Pérez.

La participación de ACS se sitúa actualmente en el 18,546%, según los datos más recientes de la eléctrica. El paquete de Kutxabank se ha ido diluyendo hasta el 5,403% y el de Banco Financiero y de Ahorros, la matriz de Bankia, hasta el 5,272%.

Con el aumento de participación de Catar, el porcentaje de capital controlado por los inversores extranjeros en Iberdrola es ya del 40,4% y supera al de los grandes inversores españoles (36,47%). El otro 23% está en manos de inversores particulares, según las cifras de la eléctrica.