España logra vender deuda a corto plazo a los mismos tipos que antes de la crisis

El Tesoro vuelve a alcanzar los objetivos máximos de la subasta con 3.500 millones La demanda supera en más de diez veces a la oferta por sus letras a seis meses

El Tesoro español ha sacado hoy un buen partido del alivio que ha supuesto el acuerdo sobre Grecia y, sobre todo, de la proximidad de la subasta extraordinaria de liquidez que celebrará la semana que viene el BCE. Gracias al fuerte apetito por los títulos de deuda soberana que ha motivado entre la banca esta última medida, España ha logrado abonar por sus letras a corto plazo los intereses más bajos desde el inicio de la crisis en el primer trimestre de 2010 para vender 2.500 millones.

En concreto, el instituto emisor ha colocado 1.736 millones de euros con vencimiento en mayo a un interés marginal (el más alto de la subasta) del 0,44%. Para encontrar un tipo inferior a este hay que retrotraerse a marzo de 2010. Además, contrasta con el que tuvo que comprometer hace apenas un mes, cuando ofreció un rentabilidad del 1,3% por estos mismos títulos.

A seis meses, ha vendido 764 millones con un interés máximo del 0,78%, prácticamente la mitad que el 1,9% de enero. En su caso, para encontrar una rentabilidad inferior hay que buscar en las estadísticas de abril de 2010, cuando el Tesoro comprometió un 0,76% por estas mismas letras. En aquel momento, las dudas sobre Grecia, que tras semanas de tira y afloja tuvo finalmente que activar el rescate de sus socios del euro al mes siguiente, comenzaban a arreciar.

Para los títulos con vencimiento en agosto, la demanda se ha disparado hasta multiplicar por más de diez a la oferta cuando hace un mes se quedó en una ratio de 6,87 veces. Por el conjunto de letras emitidas hoy, la tasa de cobertura, que es el término con el que se identifica a esta ratio de títulos solicitados frente a los vendidos, se ha ido sobre las cinco veces más de demanda que de oferta.

Este menor coste, que no ha impedido alcanzar los objetivos máximos previstos con 2.500 millones, da continuidad a la racha positiva acumulada por el Tesoro en sus últimas subastas y que, desde mediados de enero, solo se vio alterada la semana pasada. En ella, se apreció un agotamiento en la tendencia general positiva registrada desde el último mes de 2011 y cuya principal explicación está en las medidas de liquidez extraordinaria del BCE. En lo que va de 2012, España ya ha emitido 35.500 millones, lo que supone en torno a un quinto del total de la emisión bruta que los analistas esperan para todo el ejercicio.

"Es una subasta en la que se puede observar un claro camino hacia la normalización de los mercados", ha indicado a Reuters Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G. "El hecho de que ayer el BCE revelara que no había intervenido la pasada semana con compra de bonos italianos y españoles también es una señal positiva porque esto quiere decir que los precios de mercado son reales y no sostenidos artificialmente", ha agregado López.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Álvaro Romero

Redactor del equipo de Redes Sociales y Desarrollo de Audiencias en EL PAÍS. Es licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS