Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido: Un despido fácil y barato al estilo de EE UU

Las indemnizaciones en los casos considerados procedentes son muy modestas y se restringen a 20 años de servicio

El despido es en Reino Unido bastante fácil y muy barato: los despidos están avalados por la ley si la empresa se convierte en insolvente, si declinan los ingresos o si hay un cambio en la orientación del negocio que hace necesario cambiar el perfil de los empleados. También es legal por razones de cambio tecnológico, por una reorganización del trabajo que hace que un empleo se convierta en superfluo, porque la empresa se muda a otra zona, cuando hay un cambio de dueño o cuando se trata de una compañía con un solo propietario y este fallece.

Las indemnizaciones en los casos de despidos considerados procedentes son muy modestas. Solo tienen derecho a indemnización los empleados que lleven más de dos años continuados de servicio en la empresa. La indemnización se restringe a 20 años de servicio y varía en función de la edad de los empleados: medio sueldo semanal por cada año de servicio antes de cumplir los 22 años, un sueldo semanal por año para los empleados de más de 22 años y menos de 41 y un sueldo semanal y medio por cada año trabajado a partir de los 41 años. Hay, además, un tope de indemnización por semana que se va actualizando y que en la actualidad es de 430 libras (equivalentes a 517 euros).

Eso significa que la indemnización obligatoria máxima, aquella que recibiría un empleado de más de 61 años con más de 20 años de servicio en la compañía y un salario superior a 430 libras semanales, sería de 1,5 sueldos semanales por 20, equivalentes a 30 sueldos semanales, a razón de 430 libras cada una: un total de 12.900 libras (15.525 euros). Un empleado de 38 años que también llevara 20 de servicio y con el mismo salario recibiría, en cambio, el equivalente a 9.315 euros. Y uno de 26 años que llevara 10 años trabajando y también cobrara por encima del tope semanal recibiría 3.622 euros de indemnización.

La indemnización obligatoria máxima es de 15.525 euros

Además de barato, el despido en Reino Unido es bastante fácil porque a la empresa le basta con demostrar que ya no necesita los servicios del trabajador, bien sea por razones de crisis económica como de reorganización interna o cambio tecnológico. La empresa está obligada a informar del despido a los afectados y demostrar que no tiene puestos de trabajo alternativos para ellos.

Si los despedidos afectan a más de veinte personas, es obligatorio abrir un proceso colectivo de despido y se ha de consultar a los representantes de los trabajadores.