La morosidad alcanza el nivel máximo de los últimos 18 años

Por primera vez, una crisis hace que el crédito total caiga durante dos años Los impagos, que en diciembre alcanzaron el 7,6%, seguirán subiendo en 2012

La crisis que en España llegó nada más acabar los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla catapultó la morosidad por encima del 9% en 1994. Pero la que comenzó en 2007 con el estallido de las hipotecas subprime en EE UU amenaza con pulverizar esos récords. Si el nivel de impago durante 2007 estaba por debajo del 1%, en solo cuatro años se ha disparado hasta niveles que hacen temblar a los directivos bancarios.

El Banco de España informó el viernes de que el volumen de créditos dudosos repuntó el pasado mes de diciembre hasta 135.749 millones de euros, lo que supone un 7,61% del total de los préstamos concedidos. Y todo apunta a que durante este año el porcentaje va a seguir subiendo sin descanso. “2012 va a ser el año realmente complicado. Me temo que se podrá sobrepasar el pico del 10%. Porque no solo aumenta el número de morosos, sino que también está cayendo el crédito total. Y este año va a volver a caer”, sostiene Alfonso García Mora, socio de Analistas Financieros Internacionales.

Ese es precisamente el otro síntoma preocupante: la evolución del crédito que acumulan las entidades financieras. Este cayó en 2011, algo que solo había ocurrido en 2009. Desde que el Banco de España empezó a recoger estos datos en los años sesenta del siglo pasado, ninguna crisis —ni la del petróleo de 1973 ni la de los años noventa— había logrado reducir el nivel de préstamos concedidos de un diciembre para otro. Pues bien, la Gran Recesión ya lo ha conseguido en dos años distintos.

El punto álgido del boom crediticio español llegó en diciembre de 2008, con un volumen total de 1,87 billones de euros. Tres años más tarde, esta cifra ha caído a 1,78 billones, lo que supone un descenso de casi el 5%.

Lo peor es que el deterioro de la situación económica española y la más que probable recaída en la recesión asegura que la morosidad va a seguir creciendo. Los créditos dudosos —aquellos que acumulan tres meses de impago o más— han aumentado en los últimos 12 meses en 28.500 millones. El pasado diciembre fue el noveno mes consecutivo en el que aumentó el dinero que no cobran bancos y cajas.

Para completar el panorama, además de la mayor morosidad y del menor crédito, en 2011 bajaron los depósitos de familias y empresas que están en poder de los bancos. Cayeron un 4,6% hasta los 137.000 millones. Las entidades fueron muy activas con estos productos de ahorro para buscar financiación, lo que las llevó a retribuirlos con generosos tipos de interés. Los depósitos alcanzaron su pico a finales de 2010, con 143.900 millones.

El aumento de la morosidad está estrechamente vinculado con el estallido de la burbuja inmobiliaria y el empacho del crédito, a lo que se ha unido la evolución del paro, que ya está en el 22,8%. El BBVA dijo la semana pasada que prevé que rondará el 25% a mediados de 2013.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50