Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sorpresa en Francia por una mejora que supone la excepción en Europa

Rompiendo todas las previsiones, la economía gala acabó 2011 creciendo un sorprendente 0,2%

Rompiendo todas las previsiones y los indicadores de las encuestas sobre actividad, la economía francesa no solo no se ha estancado todavía sino que acabó 2011 creciendo un sorprendente 0,2% en el cuarto trimestre, para un alza total anual del PIB 1,7%, según anunció ayer miércoles el instituto nacional de estadística, INSEE. De esta forma, París aleja de momento el fantasma de la recesión y se convierte en la excepción europea, aunque las previsiones para 2012 acaban de ser reducidas en medio punto hasta el 0,5%.

La sorpresa se explica por dos factores, aclaró el INSEE: la resistencia de la industria, sobre todo de la aeronáutica, y un rebote de la inversión empresarial ligado especialmente a la adquisición de coches: muchas compañías habrían decidido renovar su parque de automóviles ante la inminente subida del impuesto que grava a los vehículos más contaminantes.

A esto hay que añadir la mejoría del déficit comercial por el aumento de las exportaciones (+1,2%) y la disminución de las importaciones (-1,2%). Los especialistas, sin embargo, advierten de que 2012 no será fácil porque el consumo sigue bajando.