Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ministra de Turismo de Palestina, Khouloud Daibes Abu Dayyer

"El turismo es nuestro petróleo"

Palestina participa en Fitur como miembro de pleno derecho de la UNESCO

No es la primera vez que Palestina participa en la Feria de Turismo Internacional, Fitur, pero sí es la primera vez que lo hace como miembro de pleno derecho de la UNESCO. Y confía en que el próximo año volverá con algunos de sus atractivos insertados en el listado de patrimonio artístico de la humanidad. En 2011, recibió dos millones de visitas, un 5% más en relación con el año anterior y diez veces más que hace seis años. El tiempo de estancia también ha aumentado un 12% respecto a 2010, generando unos ingresos de 356.000.000 dólares. El desafío para 2012 es seguir creciendo. "El turismo contribuye casi al 14% del PIB nacional. Imagínate lo que podríamos crecer si la situación política fuese más estable", destaca la ministra del sector, Khouloud Daibes Abu Dayyer.

PREGUNTA: ¿Se ha beneficiado Palestina del desvío de turistas desde otros destinos del norte de África y Oriente Próximo?

RESPUESTA: No, al revés, por lo menos a corto plazo. Un alto porcentaje de los turistas que llegan a Palestina vienen de Egipto y el año pasado se desplazaron mucho menos. La primavera árabe no nos ha afectado mucho en este sentido. Hemos demostrado ser un destino más sólido de otros países árabes en esta área, que consigue promoverse a pesar del delicado equilibrio político de la zona.

P: ¿Qué retos va a enfrentar en 2012?

R: Tenemos distintos proyectos de pequeño y medio alcance, pero la inestabilidad de la situación política nos impide hacer planes a largo plazo. Necesitamos tiempo, pero ya estamos listos para acoger a más visitantes. Queremos duplicar el número de camas disponibles en los próximos tres años y alcanzar nuevos mercados, como China o Europa del este. Hay 20.000 empleados en el sector, tenemos que fomentar la creación de empleo. El turismo es nuestro petróleo.

P: ¿Qué ha supuesto para su país la entrada en la UNESCO como miembro de pleno derecho el pasado mes de octubre?

R: Ahora tenemos derecho a pedir que nuestras ciudades y monumentos sean nombradas patrimonio artístico de la humanidad. Vamos a empezar a solicitar el reconocimiento de Belén, pero tenemos muchos más atractivos que nos gustaría añadir a este listado. No se trata solo de un reconocimiento de alto valor simbólico, sino también de una herramienta para proteger nuestros bienes.

P: ¿Hay cooperación con su homólogo israelí?

R: De momento no. Ambos vendimos el mismo producto, en cuanto el turismo religioso constituye un elemento clave de nuestras economías. Hasta que se encuentre solución al conflicto, seguiremos teniendo problemas de infraestructura, abastecimiento de agua, movimiento y no podremos desarrollar zonas de alto potencial turístico como el Mar Muerto.

P: Usted afirma que el turismo es una herramienta para conseguir la paz. ¿Cómo?

P: Se trata de un instrumento que crea puentes y ofrece una mejor imagen de nuestro país. Crea empleo. Permite a las personas conocernos y cambiar los prejuicios sobre Palestina. Somos un país seguro tanto para los viajeros como para los inversores.

P: ¿Cree que existe el turismo político?

R: Sí. Entre el 80% y 85% de nuestros visitantes llega para hacer turismo religioso, pero hay también un porcentaje de turistas con motivaciones políticas. Existen numerosos grupos de solidaridad y oportunidades de voluntariado para los que estén interesados en conocer el conflicto.

P: ¿Cuál es el objetivo de la participación de Palestina en Fitur?

R: Los españoles se sitúan entre las primeras diez nacionalidades que visitan nuestro país. El año pasado fueron 60.000. Queremos incrementar la cooperación entre nuestros Gobiernos y no reducir nuestro encuentro a esta feria anual de turismo.