Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell pone a la venta 1.800 millones de euros en bonos patrióticos

La emisión, ampliable a 2.600 millones, rendirá el 5% a un año y el 5,5% a dos

Enrique Verdeguer, consejero de Economía y presidente del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), ha anunciado hoy la tercera emisión de bonos de la Generalitat dirigidos a particulares, los denominados bonos patrióticos. El Consell pondrá a la venta a partir de mañana 1.800 millones de euros que se podrán comprar en participaciones a partir de un mínimo de 1.000 euros y un máximo de dos millones. Los bonos patrióticos rendirán un interés del 5% a un año y de un 5,5% si se compran con un plazo de vencimiento a dos años. La aspiración del Consell, según Verdeguer, es vender un 30% del total de la emisión a dos años.

Los bonos estarán a la venta desde mañana hasta el 16 de diciembre, fecha del vencimiento de la primera emisión de 1.500 millones de euros en bonos patrióticos. El vencimiento de la primera emisión supondrá un desembolso de 1.584 millones de euros para las arcas de la Generalitat.

Verdeguer ha aegurado que si tuviera éxito la emisión se podría ampliar hasta 2.607 millones de euros, que son las cantidades autorizadas a la Generalitat por el Ministerio de Hacienda a lo largo del presente ejercicio y "ratificadas por el Consejo de Ministros".

El Consejo de Ministros autorizó a lo largo de 2011 tres tramos de emisiones de deuda a la Generalitat. Uno de 142 millones el 4 de marzo y otros de 340 millones el 8 de junio formalmente destinados a cubrir vencimientos de deuda. El pasado 11 de noviembre, el último Consejo de Ministros antes de las elecciones generales autorizó una tercera emisión a largo plazo de 1.822 millones de euros. Verdeguer asegura que todas las autorizaciones del Consejo de Ministros hasta la fecha "permiten nuevo endeudamiento o hacer frente a vencimientos de deuda indistintamente".

Un total de 11 entidades financieras colaborarán en la colocación de la tercera emisión de bonos patrióticos, entre ellas el Banco de Valencia o la Caja de Ahorros del Mediterráneo, a las que Verdeguer ha agradecido su colaboración "a pesar de los momentos que están atravesando".

Las entidades que colaboran con el Consell han asegurado la venta de 800 millones de euros. A partir de esa cantidad cobrarán un incentivo superior. Verdeguer ha evitado ser explícito sobre las comisiones que cobraron los bancos y cajas que vendan los bonos patrióticos: "Es imposible establecer de antemano el coste de la emisión porque son dos tramos y no conocemos las cantidades que se colocarán a uno o dos años". Pero ha añadido que "la comisión máxima" para las entidades más activas que capten dinero sobre las cantidades aseguradas "será del 1,5%".

A modo indicativo, Verdeguer ha afirmado que la comisión media pagada por la Generalitat para hacer frente a los costes de aseguramiento y las comisiones por la venta de la primera emisión de bonos patrióticos de la Generalitat, en diciembre de 2010, fue del 2,5%.

¿Cuánto dinero se podrá dedicar a pagar las deudas pendientes con proveedores de la Generalitat? No mucho, pero Verdeguer tampoco ha queridoo pillarse los dedos. "El objetivo de la emisión es hacer frente a todos los compromisos financieros de la Generalitat, el reparto se decidirá una vez culminada", ha explicado.

Para aclarar el escenario al que se enfrentan los posibles inversores, Verdeguer ha indicado que la Generalitat afronta vencimientos por valor de 1.171 millones de euros en 2011 y de otros 1.357 millones en 2013. Cantidades a las que habría que sumar el desembolso de los bonos que ahora se ponen a la venta a uno o dos años.

La Generalitat vendió 1.500 millones de euros en diciembre pasado en la primera emisión de bonos patrióticos a un interés del 4,75% a un año. "Nos enfrentamos a una coyuntura completamente distinta al escenario de la primera emisión con un cambio radical de la prima de riesgo", ha explicado Verdeguer con un ilustrativo gráfico sobre la evolución del diferencial de interés que se paga por las emisiones de deuda del Estado a diez años con respecto a las que paga Alemania.

"Fuimos la segunda comunidad autónoma que puso en circulación bonos dirigidos a particulares [por detrás de Cataluña], pero hoy es una práctica generalizada entre todas las comunidades autonómas porque los mayoristas están cerrados", ha añadido.