Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE proponer suprimir los puentes del calendario laboral

La patronal aboga por trasladar todos los festivos al lunes para mejorar la productividad. -Los expertos recuerdan que no es cuestión de trabajar más horas

La patronal CEOE ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de tomar medidas para superar la crisis impopulares que modificarían a la baja, en caso de salir adelante, las condiciones laborales de los trabajadores. Tras suscitar algunas polémicas con su defensa de trabajar más por menos dinero a finales de 2010 y, hace unas semanas, poner en jaque la negociación salarial con su propuesta de anular la revalorización pactada para 2012; ahora la confederación de empresarios aboga por eliminar los puentes del calendario para aumentar la productividad.

En realidad, no es una propuesta totalmente novedosa. La iniciativa de la CEOE, que aparece en un documento de la patronal, y que también apoya la asociación de la pequeña y mediana empresa (CEPYME) consiste en suprimir los festivos intersemanales que permiten hacer puente, de manera que todos los días de fiesta se pasen a los lunes o los viernes, reduciendo así el impacto en el calendario laboral para las empresas.

Según ha anunciado hoy el presidente de CEPYME, Jesús Terciado, favorecería la productividad, así como la renovación y la innovación del sector empresarial español. No obstante, también admite que se corre el riesgo de dañar a sectores como el turismo si se reduce el número de puentes, aunque al mismo tiempo los fines de semana de tres días animarían los viajes, ha matizado. En sentido, el consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, ha afirmado que está "en desacuerdo" con la propuesta, puesto que afectaría a una "oferta turística muy importante para romper la estacionalidad".

El beneficio en la industria y sectores similares, en su opinión, es mucho más evidente, ya que se eliminarían "los problemas de arranque y parada de la producción" que generan los festivos a mitad de semana. En cualquier caso, Terciado, quien ha destacado que este modelo se sigue en países de toda Europa y de América, ha señalado que la iniciativa aún está en fase de alegación a la espera de recibir nuevas aportaciones para poder llegar a ser una propuesta en firme.

Sin embargo, "lo determinante no son ni los días de fiesta, ni los de vacaciones", según ha apuntado en un reciente reportaje sobre el calendario laboral el profesor de Derecho Laboral de Esade Joan Coscubiela. En su opinión, lo relevante es "el volumen global de horas" para hablar de si en un país se trabaja mucho o poco. Y en este apartado España destaca precisamente por su buena posición en el ránking europeo. La jornada media que los españoles habían pactado en los convenios de 2009, último año con datos disponibles, era de 1.720 horas al año; muy por encima de la de los alemanes, que contabilizaban 1.655 horas.

Legislación engañosa

A primera vista, la legislación laboral puede llevar al error. La legislación danesa, francesa o alemana permiten semanas laborales de 48 horas, frente a las 40 de España o Portugal. Con las vacaciones pasa algo parecido, Holanda o Alemania fijan vacaciones mínimas de 20 días laborales; España, 22. Y hasta las jornadas festivas, que suelen dar lugar a los anhelados puentes del Pilar, de la Inmaculada o del Primero de Mayo, apuntalan el tópico. Los españoles tenemos derecho a 14 días festivos, solo Chipre nos iguala en la Unión Europea. El siguiente de la lista es Portugal.

Pero estas normas solo recogen los derechos mínimos de los trabajadores, que se modifican a través de los convenios. Así, en los pactos entre asalariados y empresarios, los trabajadores holandeses, alemanes o franceses ganan más terreno que los de los Estados del sur de la Unión Europea: los 20 días de vacaciones alemanes se convierten en una media de 30; y las semanas de 48 horas francesas se transforman en 35,6. El resultado final es que los países centrales de la Unión Europea es donde menos horas se trabaja al año, casi siempre por debajo de la media comunitaria, según informa Manolo V. Gómez.

En cualquier caso, según señalan los expertos, la clave para elevar la productividad tal y como pide la CEOE no es trabajar más horas, si no hacerlo mejor. De hecho, "hay una relación inversa entre las horas trabajadas y la productividad de los países", señala Florentino Felgueroso, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, da un argumento para ello: "Los países que tienen menos productividad tienen que trabajar más horas para compensar".