Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Geithner advierte a la UE de los "riesgos catastróficos" si no se toman medidas

El secretario del Tesoro de EE UU había sugerido la posibilidad de ampliar y potenciar los usos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, ha afirmado hoy que está preocupado por las divisiones que existen entre los países e instituciones europeas acerca de cómo afrontar la crisis de deuda y, en especial, por las diferencias que ha encontrado entre los gobiernos y el Banco Central Europeo. Precisamente, el presidente de este organismo, Jean-Claude Trichet, ha defendido hoy que es preciso pasar de las palabras a los hechos para frenar las turbulencias y evitar "los riesgos catastróficos".

"Es muy lamentable observar que no sólo hay divisiones en el debate sobre la estrategia en Europa, pero también existe un conflicto entre los gobiernos y el Banco Central Europeo ", ha dicho Geithner tras asistir a la reunión de los ministros de Economía europeos en Wroclaw, Polonia. El secretario estadounidense ha acudido a la cumbre invitado por el Ejecutivo polaco, que ocupa la presidencia de turno de la UE.

En cualquier caso, Geithner ha prometido que Estados Unidos, que a diferencia de la UE sí apuesta por reactivar las medidas de estímulo para evitar una recaída en la recesión de la economía internacional, ayudará a Europa a salir de la crisis de la deuda. "Todos deben trabajar juntos (...) para atajar los riesgos catastróficos que se ciernen sobre los mercados financieros ", ha dicho. En su opinión, hay que evitar a toda costa "la amenaza de un contagio en cascada" entre los países de la zona del euro.

Con la misma carga crítica a la actuación de los países socios de la divisa europea, Trichet ha antepuesto la "estrecha cooperación a nivel internacional" que han demostrado los bancos centrales con la acción coordinada de ayer frente a las reticencias de algunos Gobiernos europeos para poner en marcha las medidas necesarias para frenar la crisis.

"Es esencial que todas las decisiones adoptadas, tanto a nivel individual como colectivamente, se apliquen plenamente, de forma global y con rapidez", ha resaltado. "Todos los países -ha agregado- deben adelantarse a los acontecimientos y convencer a los observadores y a los inversores de que son creíbles y pueden inspirar confianza". "Todo lo que oigo va en esa dirección, pero el problema no son las palabras, sino los hechos", ha insistido Trichet.