Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Moody's rebaja la nota de solvencia de los grandes bancos franceses

La agencia justifica la rebaja de 'rating' de Crédit Agricole y SocGen en su exposición a Grecia. -BNP mantiene su calificación, pero con perspectiva negativa

La agencia de calificación Moody's ha rebajado un escalón la calificación de los bancos franceses Société Générale y Crédit Agricole por su exposición a los problemas financieros de Grecia y que han dejado al país mediterráneo al borde de una inminente quiebra, según ha informado la agencia de calificación en un comunicado. En concreto, en el caso de Société Générale, la agencia ha rebajado su nota desde 'Aa2' a 'Aa3', mientras que en Crédit Agricole, se ha recortado desde 'Aa1' a 'Aa2'. Sin embargo, la agencia mantiene la calificación de BNP Paribas, aunque deja abierta la posibilidad para una futura revisión a la baja.

La esperada decisión de Moddy's, que de hecho ya había provocado fuertes descensos en las acciones de los grandes bancos franceses a principios de semana -de hasta el 12% en el caso del BNP-, ha vuelto a desatar hoy las ventas sobre estos valores en la Bolsa de París a primera hora, aunque luego se han frenado los números rojos. Al cierre, Crédit Agricole estaba en verde mientras BNP y SocGen se han dejado un 4,63% y un 2,24%. Todo el sistema financiero francés tiene una exposición a Grecia en deuda pública y privada superior a los 40.000 millones de euros.

En los primeros instantes de cotización, Crédit Agricole se ha dejado más de 3%, pero antes de las 10.00 ya volvía a estar en positivo. SocGen ha abierto con un recorte del 5% y, aunque de momento mantiene su nota, BNP se volvía a llevar el mayor castigo a primera hora con un recorte del 7%. El motivo del correctivo contra el banco más grande de Francia ha sido la mala respuesta de los inversores al anuncio de que va a vender activos para reforzar sus balances y disipar las dudas sobre su solvencia en caso de una quiebra de Grecia.

Además, la de hoy podría no ser la última rebaja a medio plazo. Este es el caso de Crédit Agricole, ya que la agencia anglosajona ha advertido de que la entidad sigue estando en revisión ante un posible nuevo deterioro por "la persistente fragilidad en los mercados de financiación de los bancos". La valoración de Société Générale es más benigna en la medida en que Moody's estima que su capitalización actual le ofrece "un colchón adecuado para soportar su exposición (a las deudas) griega, portuguesa e irlandesa".

Esta entidad ya anunció el lunes un plan para hacer frente a la nueva situación. El proyecto prevé, entre otras medidas, despidos en delegaciones extranjeras (2.000 personas dejarán su trabajo en la filial en Rusia, la banca privada Rosbank) y la venta de activos de riesgo para reforzar en 4.000 millones el capital, como explicó el director general de este banco, Jean-François Sammarcelli, que se esforzó en separar la suerte de Grecia de la de Société Générale. "Hoy por hoy, solo tenemos 900 millones de euros de deuda griega", repitió.

El gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, en una primera reacción ha insistido en la solidez de los bancos franceses, y ha minimizado el cambio de la nota decidido por Moody's, señalando que ya se esperaba. "Los bancos franceses conservan una nota excelente y están al mismo nivel que los grandes bancos europeos", ha subrayado antes de añadir que no necesitan una intervención y que una nacionalización "no tendría ningún sentido".

Caisse d'Épargne, otra de las entidades sobre la que se especulaba que sufriría un recorte, se ha librado de momento del tijeretazo. Todas las entidades que han visto hoy rebajada su nota habían superado las pasadas pruebas de resistencia a la banca europea.