El déficit público baja un 18% hasta junio y se reduce al 2,21% del PIB

La mejora de los ingresos modera el desfase presupuestario de la Administración Central a 24.132 millones. -El superávit de la Seguridad Social se reduce un 16%

El Estado registró hasta junio un déficit de 24.132 millones de euros en términos de contabilidad nacional, lo que equivale a un 2,21% del PIB, según el avance de los datos de ejecución presupuestaria que ha presentado hoy el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Juan Manuel López Carbajo. El saldo negativo acumulado por las cuentas estatales durante los seis primeros meses del año es inferior en 5.637 millones de euros al registrado en el mismo periodo de 2010, lo que implica una reducción del 18,9%. El dato de junio confirma la ralentización en la corrección del déficit, ya que este porcentaje está muy lejos de los registrados en el arranque del año, de hasta el 50%, y se ha situado por debajo del de mayo, que fue del 25%.

Más información
La 'hucha' de las pensiones evita que la Seguridad Social entre en déficit
El déficit del Estado se reduce un 24,7% hasta mayo
Trabajo se gastará más de lo esperado en actualizar las pensiones

Dentro de los datos destaca, en el mismo sentido, que la mejora de la recaudación por IVA se modera al 9%, y eso que el alza de los tipos aprobada en 2010 de este impuesto entró en vigor un mes después, en julio, por lo que no se esperaba este frenazo hasta el siguiente balance de la ejecución presupuestaria. Este hecho da más peso a las previsiones que apuntan a que el consumo ha mantenido durante el segundo trimestre del año una severa atonía, extremo que deberán confirmar los datos de contabilidad nacional que no se conocerán hasta mediados de agosto.

Asimimo, para comparar los datos de este ejercicio frente a 2010, el Ministerio recuerda que el nuevo sistema de financiación de las comunidades implica ciertas variaciones tanto en los ingresos como en los gastos. En concreto, los cambios afectan principalmente a los pagos por transferencias, que experimentan un importante descenso; y a los ingresos impositivos, particularmente IRPF, IVA e Impuestos Especiales, ya que ha aumentado el porcentaje de los mismos que va a parar a las arcas autonómicas.

Así, antes de descontar la participación de las Administraciones Territoriales (comunidades autónomas y corporaciones locales) para realizar un análisis más completo, los ingresos no financieros totales aumentan un 4,2% hasta los 82.595 millones. La causa de la mejora está en la evolución de los ingresos impositivos, que representan el 92% del total, y que crecieron en la misma proporción hasta los 75.718 millones. Dentro de la recaudación por impuestos, los que más avanzan son los provenientes del IRPF, que suben un 6,5% por las menores devoluciones y la eliminación de la ayuda por hijo. El departamento que dirige Elena Salgado destaca que, sin las medidas de ajuste adoptadas en el último año, el repunte se quedaría en un 1,4%.

Los ingresos por IVA, que subió en julio del pasado año, reducen su ritmo de recuperación al 9,4%. Este frenazo se explica, según Economía, en la moderación del consumo y en el hecho de que las exportaciones, el apartado de la economía española que está mostrando más dinamismo en la primera mitad de 2011, no pagan IVA.

Lo que sigue sin recuperarse se mire como se mire es la recaudación por el impuesto de sociedades, que baja un 16%. Este descenso, explica Economía, viene determinado por la disminución de ingresos por el primer pago fraccionado abonado en abril, especialmente el correspondiente a los grupos consolidados. También se reduce la aportación derivada de los impuestos al tabaco o a las gasolinas

En términos de caja, una metodología contable que anota los ingresos y pagos realizados en el momento en el que se hacen efectivos, el Estado presentó un desequilibrio de 23.495 millones de euros, sensiblemente inferior al saldo negativo de 30.794 millones registrado al cierre del mes de junio de 2010.

La Seguridad Social reduce su superávit

Por su parte, la Seguridad Social tuvo un superávit de 8.321,21 millones en los seis primeros meses del año, el 16,06 % menos que en el mismo periodo de 2010, según ha informado el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Este superávit, que supone el 0,76 % del Producto Interior Bruto (PIB), fue consecuencia de unos ingresos de 60.179,68 millones, el 0,44 % menos, y de unos gastos de 51.858,47 millones, el 2,62 % más.

En términos de caja, estas operaciones de carácter no financiero representan una recaudación líquida de 57.744,22 millones, el 0,80 % menos, y unos pagos de 51.568,79 millones, el 2,97 % más. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha afirmado que estos datos confirman que "las previsiones del Gobierno se mantienen y que el superávit va a ser la tónica del ejercicio".

Los gastos previstos pendientes de imputación presupuestaria alcanzarían un importe aproximado de 1.100 millones de euros, lo que implica una disminución del superávit a esta fecha. Del volumen total de derechos reconocidos, el 91,12% correspondió a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, y el 8,88% restante a las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Respecto a las obligaciones, el 93,29% fue reconocido por las entidades gestoras y el 6,71% por las mutuas.

Las cotizaciones sociales ascendieron a 52.240,04 millones, el 0,98% menos, debido al descenso de la cotización de desempleados en un 8,35%, ya que la cotización de ocupados registró una bajada de sólo el 0,10%. Trabajo destacó que la Seguridad Social prevé ingresar este ejercicio 110.447,12 millones en concepto de cotizaciones sociales, por lo que los ingresos por cotizaciones representan hasta junio el 47,30% de lo previsto para este año.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.EUROPA PRESS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS