Gazprom afianza sus intereses en Alemania y Sberbank compra un banco en Austria

Las grandes empresas rusas buscan trampolines para su expansión en la UE

Sobre el telón de fondo de las turbulencias financieras de la UE, Rusia se perfila como un inversor, afianza sus intereses económicos y busca alianzas estratégicas que actúen como trampolines para la expansión de sus empresas en Europa. Dos gigantes controlados por el Estado - el monopolista de las exportaciones de gas, Gazprom, y el primer banco del país, Sberbank,- han anunciado esta semana sendos proyectos con socios alemanes y austriacos respectivamente. Gazprom ha iniciado consultas para crear una empresa mixta con el consorcio energético RWE y Sberbank planea comprar el 100% de las acciones del Volksbank International (BVI), que es la rama del grupo Österreichische Volksbanken en Europa Oriental (ÖVAG). Las dos empresas rusas experimentaron beneficios en 2010, mientras que sus socios europeos atraviesan por dificultades.

Más información
Merkel y Medvédev cierran 15 acuerdos de colaboración comercial, científica y política

El jueves en Roma, los directivos de Gazprom y de RWE firmaron un memorando de entendimiento a tenor del cual ambos grupos negociarán con carácter exclusivo durante un plazo de tres meses para explorar proyectos de colaboración en centrales de carbón y de gas en Alemania, Reino Unido y países del Benelux. La firma del memorando se produjo en vísperas de la cumbre que mantendrán la semana próxima en Hannover el presidente ruso Dmitri Medvédev y la canciller alemana, Ángela Merkel acompañada de nueve de sus ministros. De la cumbre se espera la firma de una docena de acuerdos económicos. Alemania, con 31.800 millones de euros de importaciones y 26.400 millones de euros de exportaciones, es el principal socio comercial de Rusia. Para el próximo otoño, Gazprom espera inaugurar el gasoducto la Corriente del Norte que une directamente a Rusia y Alemania por el fondo del Báltico. Este proyecto estratégico vinculará todavía más estrechamente los intereses rusos con los alemanes y fortalecerá la posición de Moscú frente a Ucrania y Bielorrusia, que han sido los principales y más conflictivos países de tránsito de sus combustibles hacia Europa. Las consecuencias del accidente en la central nuclear japonesa de Fukushima le vienen bien a Gazprom. Alexéi Miller, el director ejecutivo de Gazprom, manifestó que la compañía espera beneficiarse de la decisión alemana de renunciar a la energía nuclear en 2022, ya que ello potenciará la construcción de centrales energéticas basadas en hidrocarburos. En los medios de comunicación alemanes se ha barajado la posibilidad de que Gazprom compre una participación en RWE. El presidente del organismo antimonopolio de Alemania, Andreas Mundt, ha advertido sin embargo que controlará de forma minuciosa los proyectos de las dos empresas.

El pasado 7 de julio, Gazprom anunció su intención de unir sus activos de generación de energía eléctrica con los el holding KES, controlado por el oligarca ruso Víctor Vekselberg. La operación, calculada en 8.800 millones de dólares, ampliaría el perfil de Gazprom y supondría también una cierta vuelta al control estatal del sector eléctrico que fue privatizado. "Será una compañía del mismo rango que la alemana EON, la francesa Electricite de France y la española Endesa", explicó Miller refiriéndose a sus planes con KES. La fusión de los activos de ambas compañías creará un nuevo gigante, que unirá a una cuarta parte de todas las centrales eléctricas del país y que equivaldrá a casi un tercio del monopolio estatal de energía eléctrica liquidado en 2008. El jefe del comité antimonopolio ruso, Igor Artémev dijo que la fusión de ambas empresas "no es deseable" y prometió que examinaría de modo detallado el proyecto.

Por su parte, Sberbank (Banco de Ahorros de la Federación Rusa) planea comprar a fines de año el banco BVI, que en un 51% pertenece a ÖVAG, estando repartido el resto de las acciones entre PBCE de Francia, DZBank y WGZ Bank de Alemania. A fines de 2010, BVI tenia un activo de 13,73 miles de millones de euros y unas pérdidas de 22,37 millones de euros. El presidente de Sberbank, German Gref, considera el BVI como un "trampolín" para una posterior expansión en Europa. "El tamaño y las características técnicas del Volksbank son aptas para crear un grupo internacional y utilizarlo en posteriores adquisiciones en Europa Central y Oriental", dijo Gref. El Banco Central de Rusia controla el 57,6% de las acciones de Sberbank y planea desprenderse de parte de sus acciones en el plazo de tres años sin perder el paquete de control. El Sberbank tiene la mayor red de oficinas de Rusia, con cerca de 20.000 sucursales, filiales en Kazajistán, Bielorrusia y Ucrania y más de 250.000 empleados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS