Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las claves del ajuste italiano

El Gobierno prevé recaudar 24.000 millones más con la supresión de deducciones fiscales como la ayuda por hijo y recortar en 7.000 millones el gasto en Sanidad con la recuperación del copago

El Senado de Italia ha aprobado hoy el plan de ajuste reforzado con el que el Gobierno de Silvio Berlusconi quiere ahorrar 79.000 millones de aquí a 2014, año en el que confía en alcanzar el equilibrio presupuestario entre los ingresos y los gastos, para atajar el acoso de los mercados. Aunque el déficit de Italia no es de los más altos de la eurozona con un 4,6% del Producto Interior Bruto (PIB), sí es campeona en cuanto a volumen de deuda, que con 1,8 billones de euros alcanza el 120% del PIB y supera a la de España y los ya rescatados Grecia, Portugal e Irlanda juntas.

Por objetivos de ahorro y mejora de los ingresos, el plan se resumen en cuatro fases: 3.000 millones de euros para 2011, 6.000 millones de euros para 2012, 25.000 millones de euros para 2013 y 45.000 millones de euros para 2014. Para lograrlo, el Gobierno ha aprobado actuaciones en diversos ámbitos que van desde la sanidad a los impuestos, pasando por las pensiones o los gastos corrientes de los altos cargos.

Congelación de las pensiones y adelanto de la jubilación: Se adelanta a 2013 el aumento de la edad de jubilación (hasta ahora 65 años para los hombres y 60 para las mujeres) vinculándolo a la expectativa de vida y un recorte en la asignación de las llamadas "pensiones de oro", que son las superiores a 90.000 euros al año. A estas también se les aplicará un recargo en concepto de "solidaridad" de entre el 5% y el 10%. Así, solo se se revalorizarán con el IPC las pagas menores de 2.380 euros brutos, el resto se congelan durante dos años.

Menos deducciones fiscales: El Gobierno eliminará, a partir de 2013, una buena parte de las deducciones ahora existentes -que actualmente son más de 400-, como la de nacimiento de hijo, o pago por guardería. En 2013 la desaparición de esas deducciones sumará 4.000 millones de más a las arcas públicas, pero la medida tendrá mucha más repercusión a partir de 2014, con 20.000 millones de euros de ingresos extra.

Copago sanitario: El plan reintroduce el copago sanitario en Italia, donde los pacientes que acudan a visitas de médicos especialistas tendrán que pagar 10 euros cada vez y 25 cuando por urgencias y no requieran de ingreso hospitalario. Con esta medida, el Ejecutivo prevé recortar en 7.000 millones el gasto sanitario entre 2013 y 2014, cuando entrará en vigor la medida.

Medidas de control del gasto de los cargos públicos: Se limita el uso de los vuelos de Estado, salvo a los presidentes del Gobierno, de la República y de las Cámaras Baja y Alta. En los coches oficiales se establece un tope en la cilindrada de 1.600 centímetros cúbicos, excepto los de los cargos mencionados.

Tasa sobre los depósitos bancarios: El dinero que los ahorradores tiene depositados en los bancos pagarán una tasa de 34 euros por debajo de los 50.000 euros, de 70 euros para aquellos que tengan hasta 150.000. Este impuesto puede llegar a los 1.100 euros, que es la cantidad que tendrán que pagar quienes tengan más de 500.000 euros.

Recorte en las transferencias a las regiones y Ayuntamientos: El plan reduce en 21.600 millones de euros las transferencias a las regiones y entes locales entre 2011 y 2014. Eso sí, las regiones y ayuntamientos virtuosos que usen mejor los fondos estructurales europeos quedan excluidos del recorte del gasto.

Liberalizaciones y privatizaciones: Todos los sectores económicos serán liberalizados en seis meses, en línea con lo decidido por la Comisión Europea. "Cuando el mercado lo permita", según anunció el ministro de Economía, Giulio Tremonti, el Estado sacará al mercado cuotas de las grandes compañías como Enel, Eni o Finmeccanica.