Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dhul realizó ventas ficticias a Nueva Rumasa por 6,6 millones

La empresa facturó a sociedades del grupo ventas que no eran transacciones comerciales reales

Ventas que figuraban como tales, pero que no representaron una transacción real. Estas ventas ficticias que realizó Dhul, propiedad de Nueva Rumasa, permitieron que las pérdidas de la empresa se conviertieran en beneficios y pudiera acceder a créditos para comprar Clesa. La información que figura en el informe de situación patrimonial que ha elaborado la administración concursal de Dhul, apunta que Dhul facturó a sociedades del grupo Nueva Rumasa ventas "ficticias", que no atendían a transacciones comerciales reales y que por tanto no dieron lugar a variación de existencas.

El importe de estas ventas no reales ascendió en 2009 a 6,60 millones de euros, que se facturaron a las empresas Hoteles Incabo, Ladesar Canarias, con domicilio en las Islas Canarias. Adicionalmente, Dhul facturó a la sociedad Pevil entre 2006 y 2008 distintos importes que tampoco correspondían a transacciones comerciales reales de aquellos ejercicios (3,10 millones en 2006; 3,32 millones en 2007 y 4,69 millones en 2008).

Los derechos de cobro resultantes de la facturación total a Pevil se compensaron parcialmente en 2008 y 2009 con cuentas a pagar a Factoring Occidental (empresas del grupo Nueva Rumasa) por importe de 869.000 euros y 3,43 millones, respectivamente.

A esta operativa de ventas "ficticias" se sumaron en 2010 la caída del importe neto de la cifra de negocio, el aumento de los deudores varios (1,03 millones de euros en 2010) e incremento del capítulo "otros créditos con las administraciones públicas", en 1,66 millones debido a retrasos en la presentación de las liquidaciones del IVA mensuales de 2009 que se presentaron en 2010.

Tanto las ventas "ficticias" como estas situaciones han provocado que el saldo de deudores comerciales y otras cuentas a cobrar se redujera un 52,7 % en 2010 respecto al de un año antes, pasando de 27,62 millones de euros en 2009 a 13,04 millones en 2010.

Según el informe de la administración concursal, las ventas "ficticias" que realizaron los Ruiz-Mateos en Dhul coincidiendo con el cierre de los ejercicios 2008 y 2009, permitieron que la compañía registrara resultados positivos por importe de 720.000 euros y 697.000 euros respectivamente. Pero sin esas ventas no reales el resultado antes de impuestos hubiera quedado en pérdidas de 3,89 y 5,91 millones de euros.

Según el informe concursal, Dhul participó en la compra de Clesa, en aquellos momentos Parmalat España, para lo que solicitó, en el 11 de mayo de 2007, un préstamo al Banco Santander por 20 millones.

De acuerdo con la literalidad del contrato de préstamo, este se debía destinar íntegramente a la adquisición de Parmalat España, pero los adminitradores concursales apuntan que a la fecha de este informe no han "obtenido aún los extractos bancarios de las cuentas del Santander, por lo que

desconocemos donde fueron transferidos dichos fondos". Ha matizado que contablemente, como contrapartida a este préstamo, Dhul tiene registrado un crédito concedido a Clesa a fecha 31 de diciembre de 2010, por el cual la propia Clesa adeuda un total de 18,08 millones de euros a Grupo Dhul, en concepto de la financiación para la adquisición de Parmalat España.

Han destacado que "no se ha formalizado ningún contrato de préstamo con Clesa, por el importe mencionado, ni a la fecha de este informe hemos obtenido aún acceso a extractos bancarios que acrediten el destino de los flujos monetarios asociados a estas operaciones.