La crisis de la deuda

El FMI advierte del riesgo de contagio de la crisis griega a toda la eurozona

El Fondo y la UE presionan a Atenas para que ponga en marcha los recortes antes del 28 de julio. -Salgado afirma que los mercados "distinguen perfectamente entre Grecia y España"

No hay trato. Ni más opción para Grecia y para el resto de Europa que una nueva oleada de austeridad a pesar de los indignados de la plaza Syntagma en Atenas y de la de Neptuno en Madrid. La Unión Europea ha dado hoy a Grecia un ultimátum en toda regla tras dos días de maratonianas reuniones en las que se ha involucrado incluso el G-7 y que concluyeron con más amenazas que acuerdos. Toda la presión está ahora en Atenas. Si Grecia no aprueba los nuevos recortes que reclaman tanto la UE como el FMI no recibirá los 12.000 millones de euros necesarios para pasar el verano sin tener que cerrar la persiana. Sin el enésimo tijeretazo -al que se opone casi la mitad de la población, según las encuestas- tampoco habrá un segundo paquete de rescate, imprescindible ante la constatación de que el primero, aprobado en mayo de 2010, ha sido un sonoro fracaso. Grecia tiene dos semanas: el Eurogrupo celebrará una reunión extraordinaria el 3 de junio para dictar sentencia. En juego, según ha advertido hoy el FMI, está en evitar el contagio de los problemas al centro de la eurozona y, de ahí, a la recuperación internacional.

"El hartazgo de las reformas es visible en las calles de Atenas y Madrid", admite Rehn
Más información

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha puesto hoy negro sobre blanco cuáles serían las consecuencias de un 'no' a la austeridad en el Parlamento ateniense. "Fallar en esa decisiva votación contagiaría las tensiones al corazón de la zona euro, con el resultado de graves efectos en todo el mundo", aseguró el Fondo, representado por el director gerente in pectore, el estadounidense John Lipsky.

El comunicado del FMI, que ha presentado sus conclusiones sobre la eurozona, fue mucho más duro que las palabras del que fuera número dos de Dominique Strauss-Kahn. Lipsky explicó ante la prensa que las dificultades en la periferia de la eurozona y las consecuencias de un eventual contagio "son relativamente pequeñas, porque se trata de economías de tamaño reducido". Con un pero importante: el sistema financiero. "La crisis se dejará sentir en el resto del mundo si la crisis tiene efectos sobre la banca del corazón de la eurozona", indicó Lipsky, quien reclamó que la reestructuración de la deuda en Grecia tenga en cuenta esas consecuencias sobre el sector bancario. "La recuperación en la eurozona es fuerte, pero la crisis de deuda soberana en la periferia sigue siendo un riesgo y requiere toda la atención para evitar un contagio al centro y al resto del mundo, concluyó.

Hasta la cumbre del 3 de julio el Ejecutivo de Yorgos Papandreu tiene que cerrar la crisis política que supuso el fallido intento de formar un Gobierno nacional y que se ha saldado con un cambio en el gabinete y una moción de confianza que se resolverá mañana. El siguiente paso es la votación en el parlamento: el 28 de junio, con una exigua mayoría, el Ejecutivo someterá a votación un paquete de austeridad que incluye privatizaciones, duros recortes del gasto -entre los que destacan los despidos de miles de funcionarios y un tijeretazo a las pensiones- y subidas de impuestos. Si hace esos deberes, el Eurogrupo dará luz verde a las ayudas el 3 de julio y seguirá adelante con el segundo plan de rescate, que incluye una reestructuración de la deuda de Grecia con la participación voluntaria de la banca: meter el bisturí en la deuda de forma suave para que las agencias no califiquen esa operación de impago y se evite así el contagio a otros países y al sistema financiero.

En Luxemburgo no faltaron las pinceladas de drama y épica habituales en las cumbres extraordinarias a las que casi se ha acostumbrado una UE que tiende a dar un paso adelante solo cuando está al borde del abismo. Pero todo suena ligeramente impostado. El nuevo ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, destacó "la necesidad inmediata y urgente de recuperar la credibilidad". El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, tuvo un recuerdo para los indignados de Atenas, de Madrid y de otras capitales europeas en las que la oleada de austeridad europea está sembrando descontento. Al final, el mensaje de Europa se resume en que el dinero llegará, pero solo si Grecia hace lo que debe hacer. No hay plan B. "Grecia tiene que aprobar las nuevas medidas. Y va a hacerlo. De lo contrario... ya veremos", dijo Juncker.

Tras el fracaso en las negociaciones del domingo, los mercados abrieron a la baja y el riesgo país de la periferia de la eurozona subió con fuerza. Incluido el de España, cuya prima de riesgo alcanzó los 270 puntos básicos, muy cerca de máximos. Por la tarde, la confianza de los líderes de la eurozona en que la situación se despeje permitió cierta mejoría. "Los mercados distinguen perfectamente entre Grecia y España, aunque es cierto que hubiera sido deseable un acuerdo más inmediato", explicó la vicepresidenta y ministra de Economía española, Elena Salgado.

La incapacidad de Europa para llegar a acuerdos quedó patente en las duras críticas de varios analistas. El economista belga Paul De Grauwe fue uno de los más incisivos e indicó que los últimos acontecimientos sobre Grecia están siendo "vergonzosos". "Los líderes europeos están imponiendo austeridad adicional. Todo el mundo sabe que Grecia no va a ser capaz de reducir su nivel de endeudamiento cuando una deflación intensa se impone en ese país desde fuera. Dentro de seis meses habrá una nueva crisis debido a que el programa actual, e incluso el segundo plan de rescate con la reestructuración suave, no pueden funcionar. Las cifras no salen con Grecia: los planes de rescate están destinados a proteger a la banca y el BCE a expensas de la población griega".

Las próximas horas serán claves. Papandreu se enfrenta mañana a una moción de confianza. El próximo martes, el Parlamento griego abordará las nuevas medidas de austeridad, imperiosas si Grecia quiere desencallar los 12.000 millones y el segundo plan de rescate. Todo eso en medio de una fenomenal fatiga tanto en el Norte de Europa como en los países periféricos, en los que la austeridad hace mella en la calle. Esa fatiga se ha traducido en una fuerte tensión en la cumbre de Luxemburgo. "El hartazgo es visible en Atenas, en Madrid y en otras ciudades europeas. Los sacrificios han sido enormes y no podemos subestimar ese sentimiento. Pero a su vez, estamos en un momento decisivo en la peor crisis para Europa desde la Segunda Guerra Mundial", declaró el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. Grandes palabras como telón para una cumbre con exiguos resultados y apenas una conclusión: Grecia tiene la palabra. El drama encara sus capítulos finales. Y si Atenas quiere la ayuda de Europa, deberá capitular y aceptar sus condiciones, que se resumen en la receta habitual: más, más y más dosis de austeridad.

El ministro de Finanzas griego, Venizelos (izquierda), habla con Juncker y Salgado a la entrada del Eurogrupo.
El ministro de Finanzas griego, Venizelos (izquierda), habla con Juncker y Salgado a la entrada del Eurogrupo.V. MAYO (AP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción