Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet apunta a que el BCE volverá a subir los tipos de interés en julio

El presidente del instituto emisor anuncia "una fuerte vigilancia" sobre los riesgos inflacionistas.- El organismo mejora sus previsiones para 2011.- Rechaza una reestructuración no obligatoria en Grecia

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha adelantado hoy que, con toda probabilidad, habrá subida de los tipos de interés en julio. Según ha explicado Trichet tras la reunión del consejo de gobierno del BCE, que ha decidido dejar el precio del dinero en el 1,25% de abril, el instituto emisor mantendrá "una fuerte vigilancia" sobre los riesgos inflacionistas al alza en la eurozona, lo que los analistas e iniciados en el lenguaje del banquero francés traducen como incremento de los tipos a corto plazo.

"Quizá en la próxima reunión se dé una subida de los tipos, aunque eso no significa que vaya a tener lugar. Hemos acordado adoptar una fuerte vigilancia", ha insistido Trichet ya en el turno de preguntas, por si quedaba alguna duda. En cuanto a si esta previsible subida será el inicio de una serie de incrementos, ha respondido: "Adoptamos medidas cuando creemos que son necesarias para mantener la estabilidad de los precios, pero no queremos dar señales sobre cuáles van a ser las siguientes decisiones sobre las subidas de tipos", lo que apunta a que se tomarán un respiro antes de proseguir con un endurecimiento de la política monetaria.

El mercado ha reaccionado a las palabras de Trichet con un descenso del euro frente al dólar

El BCE afirma en un comunicado que no tiene objeciones al nombramiento de Draghi

Además, el instituto emisor europeo también ha publicado sus previsiones de inflación, que seguirá por encima del objetivo del 2% tras llegar al 2,7% en mayo por la carestía de la energía y los alimentos, y sobre crecimiento, donde ha revisado al alza sus cálculos para 2011 a un rango de entre el 1,5% y el 2,3%. Esta actualización, que mientras por un lado constata la senda de recuperación de la eurozona por la otra advierte de más subidas de precios, da más argumentos al BCE para su subida de tipos de julio. Y, algo a lo que los analistas dan mucha importancia, Trichet ha aclarado que las medidas extraordinarias de liquidez para las entidades financieras de la Unión Monetaria se mantendrán "tanto tiempo como sea necesario, al menos hasta finales de año", algo que garantiza que los bancos de los países con problemas podrán seguir acudiendo a la barra libre del organismo para financiarse.

Trichet también ha respondido a las palabras de ayer del ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, que volvió a defender la participación del sector privado en el coste del nuevo rescate de Grecia para evitar que este país caiga en un impago. "No estamos a favor de la reestructuración" de la deuda griega, ha defendido Trichet.

"Excluimos todo lo que no sea puramente voluntario o que tenga algún elemento de obligatoriedad [algo que sí defiende Berlín]", ha reiterado, antes de recordar que "los países del euro ya lo saben". "Somos una institución independiente", ha argumentado a continuación el presidente del instituto emisor.

Por otra parte, el BCE ha señalado en un comunicado que "no tiene objeciones" al nombramiento del actual director del Banco de Italia, Mario Draghi, para sustituir a Trichet una vez concluya su mandato, lo que tendrá lugar a finales de octubre. Según añade el texto, Draghi "es una persona reconocida internacionalmente y tiene experiencia profesional en los problemas bancarios".

Para los analistas, la opción del BCE de mantener su política de subir los tipos choca, por una parte, con la actitud de sus homólogos en Estados Unidos y Reino Unido y, por la otra, dificulta el camino de los países rescatados para superar la crisis. "Después del discurso del lunes de Bernanke [presidente de la Reserva Federal estadounidense], en el que contaba que los tipos de interés seguirán siendo bajos dado el severo retroceso que está sufriendo el crecimiento global y después de que Reino Unido, con tasas de inflación muy por encima del objetivo del Banco de Inglaterra, siga apostando por mantener su política monetaria sin cambios, parece algo fuera de contexto que se endurezcan las condiciones crediticias de la Eurozona", ha explicado Miguel Ángel Rodríguez, analista asociado de XTB.

En la misma línea, ha añadido que "un endurecimiento de los tipos de interés no solo va a afectar a los prestatarios con hipotecas de Europa, sino también a las posibilidades de Grecia, Portugal e Irlanda para poder acudir a los mercados en busca de la financiación que tanta falta les hace, a ellos y al resto de Europa".

Los inversores reaccionan vendiendo euros y apostando por la deuda europea

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha seguido el guión previsto en cuanto a la previsible subida de tipos en julio pero no ha aclarado nada en cuanto al rescate de Grecia. Así, en el primer apartado, el adelanto de la subida del precio del dinero ha animado a los inversores a deshacer posiciones en el euro siguiendo la máxima de "compra con el rumor, vende con la noticia".

En los mercados de deuda, la reacción no ha sido tan positiva. El segundo rescate de Grecia sigue sin estar claro y tampoco se sabe cuál será el papel del sector privado y cómo se decidirá que pasen por caja. Ante la persistente incertidumbre, los inversores han apostado por el bono alemán, beneficiado por su condición de valor refugio.

En oposición a la entrada de más inversores en la deuda alemana, la prima de riesgo de los llamados periféricos del euro (los ya rescatados Grecia, Irlanda y Portugal y España e Italia) ha seguido aumentando. En el caso de Portugal, este indicador, que equivale al sobreprecio exigido a los bonos a 10 años de un Estado determinado frente al bund ha tocado, por segundo día consecutivo, un máximo sobre los 730 puntos básicos.

Más información