_
_
_
_
_
Sector financiero

El Gobierno aprobará en semanas la norma para atajar la guerra del pasivo

El secretario de Estado anuncia que el decreto está en tramitación interna.- La recuperación "va a seguir siendo suave" en el primer trimestre

El Gobierno aprobará en "las próximas semanas" un decreto para endurecer las condiciones a las entidades más agresivas en la captación de los depósitos de los ahorradores, la conocida como guerra del pasivo. Según ha adelantado en el Congreso el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, la norma, planteada por el Banco de España hace ya unas semanas, está en trámites administrativos internos y obligará a los bancos y cajas que ofrezcan altos intereses con el objetivo de atraer a los clientes de la competencia a elevar sus aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos.

Este fondo es el colchón donde las entidades desvían periódicamente una parte de sus recursos para asegurar que, en caso de futuros problemas de liquidez o solvencia, los ahorradores no pierdan su dinero con un máximo de 100.000 euros por cuenta. No obstante, según ha reconocido Campa a preguntas de la diputada socialista Marta Gastón en la Comisión de Economía del Congreso, este límite "funciona como un incentivo perverso". La explicación es que, dado que los ahorradores y las entidades saben que el fondo acudirá en su ayuda en caso de dificultades, se elimina el riesgo de estas operaciones.

Más información
La caducidad del convenio tensa el final del pacto de negociación colectiva

El Gobierno quiere atajar con esta medida a instancias del Banco de España una guerra que podría acelerar el hundimiento de las entidades que ofrecen altos tipos de interés. Pese a que son una solución a los problemas de liquidez a corto plazo, ya que a la vez que roban clientes a la competencia captan fondos para reforzarse, les obliga a pagar unos intereses imposibles al cabo de un año. Hoy se pueden encontrar ofertas de hasta el 5% de interés cuando las Letras del Tesoro a un año están al 3,5% y el mercado interbancario no supera el 1,5%. Según los datos del supervisor, los depósitos han llegado a crecer varios trimestres consecutivos a tasas superiores al 10% anual, aunque ahora este ritmo ha pasado a ser "progresivamente más modesto".

Sin salir del sistema financiero, Campa ha metido prisa a las entidades para cerrar cuanto antes la reestructuración del sector financiero. Para ello, además, ha instado a los bancos y cajas a lograr "un elevado grado de captación de recursos en el mercado".

Junto a la revisión de estos procesos, el secretario de Estado ha analizado a su vez la evolución reciente de la economía, el verdadero motivo . Así, ha afirmado que "los indicadores coyunturales apuntan hacia un leve crecimiento intertrimestral de la actividad". Según ha añadido, la situación es "ligeramente más favorable que en la parte final de 2010", en particular por lo que corresponde al consumo privado, que cerró el pasado ejercicio sin el dinamismo que se esperaba. Pese a ello, Campa ha advertido de que "aún quedan meses duros de crecimiento débil de la actividad y del empleo, pero la perspectiva es positiva en el medio plazo".

"Nuestro cuadro macroeconómico es realista, pero no debemos estar satisfechos con esta cifra de crecimiento", ha matizado Campa, quien ha alertado de los distintos riesgos existentes en el ámbito internacional. Por ejemplo, se ha referido a la subida de tipos de interés, hasta el 1,25%, llevada a cabo por el BCE, para subrayar que puede afectar a la economía española "de forma relativa, aunque limitada, en el medio plazo".

Por otra parte Campa ha asegurado que es "totalmente imprescindible" que la reforma de la negociación colectiva, que aborda estos días jornadas decisivas para llegar a un acuerdo, se desarrolle "cuanto antes".

En su opinión, los agentes sociales "estarán a la altura para trasladar una reforma de calado como requiere la situación". Según ha añadido, el acuerdo dotará a las empresas de mayor flexibilidad y contribuirá de esta forma a la necesaria reasignación de los trabajadores que persiguen las políticas activas de empleo. La negociación entre los agentes sociales ha encallado en las últimas horas en la caducidad de los convenios, aunque las partes volverán a reunirse a lo largo de la semana para superar las diferencias.

Funcas advierte de los efectos negativos a largo plazo de la guerra del pasivo

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) ha pedido a estas entidades que avancen "más deprisa" en el proceso de reestructuración y en la corrección del "exceso de capacidad instalada" y que no adopten decisiones "cortoplacistas", como remunerar con "extratipos" el pasivo, porque acaban "pasando factura a medio plazo".

En el último Cuadernos de Información Económica, los profesores Santiago Carbó y Joaquín Maudos indican que, a pesar de que el esfuerzo en sanear las entidades financieras realizado hasta el momento ha sido "considerable", la duda que surge ahora es si es suficiente para afrontar en un futuro mayores deterioros de los activos, principalmente los relacionados con el sector inmobiliario.

"Restaurar la confianza en el sector bancario español exige acelerar el proceso de reestructuración en curso para así ganar eficiencia", resalta Funcas, que advierte de que con una débil recuperación económica y una "guerra por la captación de depósitos con tipos muy elevados que va a pasar factura", se anticipa un 2011 con "dificultades" en la cuenta de resultados de la banca.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_