Cerrojazo al póquer online en EE UU

PokerStars, FullTilt Poker y Absolute Poker son acusados de fraude financiero, blanqueo de dinero y apuestas ilegales

Se venía venir desde hace tiempo, cuando los casinos electrónicos empezaron a convertirse hace cinco años en uno de los negocios más boyantes en Internet. Era una especie de germen de plataforma social, con miles de persones compartiendo una misma mesa de apuestas en el ciberespacio. Pero había un punto negro en este negocio, y una amenaza que acaba de consumarse.

El Gobierno de Estados Unidos acaba de emprender la mayor acción legal contra los juegos de mesa virtuales, acusando de fraude financiero, blanqueo de dinero y apuestas ilegales a los fundadores de PokerStars, FullTilt Poker y Absolute Poker, tres de los mayores portales de póquer online. El FBI acaba de cerrar sus operaciones en EE UU y tomó sus dominios.

Más información
La revolución de los casinos virtuales
Los Madoff del póquer

El fiscal neoyorquino Preet Bharara, el mismo que va a la caza de los inversores de Wall Street que trafican con información privilegiada, explica que crearon "una trama criminal fraudulenta" con la que engañaron a los bancos para procesar miles de millones de dólares en ingresos ilícitos del juego. En total, hay 11 personas procesadas por manipular el sistema financiero.

Estas compañías operan desde "puertos seguro" fuera de EE UU, como Islas de Man, Irlanda y Costa Rica, para así escapar del limbo en el que se encuentra las apuesta en Internet en el marco de la Wire Act. Por eso las autoridades estadounidenses emitieron una orden internacional para que se bloquearan sus cuentas bancarias en casi una quincena de países, para cortar el flujo de dinero.

El póquer es el juego con mayor expansión en el tapete virtual, un negocio que en 2004, cuando empezaron a emerger los primeros grandes portales, movía ya 1.400 millones de dólares sobre un total de 9.000 millones. Para tener una idea del tamaño de la industria, la acción legal de Bharara busca recuperar ahora 3.000 millones de estos tres portales bajo la acusación de blanqueo de dinero.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La firma H2 Gambling Capital calcula que los operadores de casinos virtuales generan unos 25.800 millones anuales, de los que 4.900 millones son generados por mesas de póquer online. De ese total que mueve la industria a escala global, unos 5.000 millones proceden de tarjetas de crédito y cheques de jugadores establecidos en EE UU y unos 1.600 millones se juegan al póquer.

La American Gaming Association, organización que representa los intereses de los casinos comerciales, opina por eso que esta acción judicial vuelve a poner en evidencia la necesidad de que se regule de una vez el negocio de las apuesta en internet, "para que el sistema funcione". La AGA insiste que estos portales seguirán operando mientras no haya una legislación clara.

Los acusados se enfrentan a penas de hasta 30 años de prisión

Los operadores de casinos electrónicos venían diciendo desde 2006, cuando empezó la caza, que se negaban a seguir la legislación estadounidense, porque el Congreso de EE UU no tenía autoridad sobre sus transacciones financieras. Pero tras el asalto del FBI, comunicaron a los usuarios en EE UU que se veían forzadas a suspender el juego en tapates con dinero real. Para los jugadores en otros países, "business as usual".

Raymond Bitar, consejero delegado de Full Tilt Poker, se declaró "sorprendido" y "decepcionado" con la acción. Los acusados se enfrentan a hasta 30 años de prisión. Lo que está por ver ahora es la respuesta de empresas que operan de forma lícita en la industria de los juegos de azar, y que tenían una estrecha relación con estos portales en el patrocinio de campeonatos en mesa reales de póquer.

Algunas de ellas ya empezaron a distanciarse, a la vista de las dificultades que tenían para que la actividad del póquer online se legalizara en EE UU. Es el caso de Wynn Resorts, que no tardó ni un minuto en anunciar que ponía fin a su alianza con PokerStars como resultado de esta acción judicial emprendida por la fiscalía. Lo mismo hizo Fertitta Interactive con Full Tilt.

EE UU lleva debatiendo desde hace años sobre la manera de legalizar los apuestas en Internet. Pero no hubo ningún avance ni a nivel estatal ni federal. El senador demócrata por Nevada, Harry Reid, circuló ya el verano pasado un proyecto de Ley para levatar la prohibición establecida en la Wire Act desde 1961. Le apoyan los operadores de casinos en Las Vegas.

Imagen de archivo de una partida de póquer por Internet.
Imagen de archivo de una partida de póquer por Internet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS