Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

FMI: "España es el modelo a seguir"

El organismo mantiene que la situación española es muy distinta de la de Irlanda, Portugal y Grecia

El FMI lleva días insistiendo en que España no es Portugal, ni Irlanda ni mucho menos Grecia. Y sin embargo el contagio de la crisis fical griega, irlandesa y portuguesa empieza a hacer mella en la deuda española, que hasta ahora se había mantenido completamente al margen del recrudecimiento de la situación en la periferia de Europa. Esta semana la prima de riesgo ha subido 25 puntos básicos y la rentabilidad de bono español se ha situado de nuevo 200 puntos por encima del bono alemán. Y pese a ello, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha seguido este viernes sin variar un ápice su discurso, e incluso ha elevado su apuesta por la vía española de salida de la crisis: "España es el modelo a seguir", ha dicho el responsable de Europa en el Fondo, el portugués Antonio Borges. "El Gobierno español no ha resuelto todos los problemas, pero las soluciones están bien encaminadas, especialmente en lo relativo a las cajas. España, además, demuestra que los mercados reaccionan cuando un país consigue poner en orden sus políticas". En sus palabras, Borges ha pasado por alto la subida de los tipos de interés que paga España por su deuda a 10 años en los últimos días por el desmentido del Gobierno chino sobre la inversión en las cajas, la posible reestructuración de la deuda pública de Grecia y la rebaja de la calificación en Irlanda.

El responsable de Europa del FMI subrayó en todo momento la diferencia entre la situación española y la de Grecia, Irlanda y Portugal, donde "la recuperación tardará algún tiempo" por los problemas fiscales, bancarios y de competitividad que combinan esas tres economías". En un tono inusualmente acrítico -que contrasta con la preocupación expresada por el Fondo durante los últimos días con respecto a la periferia europea-, Borges explicó que el programa de privatizaciones anunciado por el Gobierno griego "es una de las mejores noticias de los últimos meses: una cartera de activos tan cuantiosa permitirá aliviar la situación de la deuda griega", que ha sufrido un duro revés en los mercados después de las declaraciones del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble, que anteayer abrió la puerta a una futura reestructuración de la deuda griega (algo que después desminitió parcialmente). Sin embargo, Borges reconoció que a pesar de los avances en el plan de ajuste "tal vez Grecia necesite más tiempo para volver a los mercados".