Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno exigirá un 10% de capital básico a las cajas no cotizadas

Economía desoye la petición del sector, que era mantener el nivel en el 8%, el mismo que se pide al resto de entidades de crédito

Oídos sordos a las peticiones de las cajas. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha comunicado en una carta a bancos y cajas que exigirá un capital principal del 10% para las entidades que no coticen en Bolsa. El Ministerio de Economía había anunciado una horquilla entre el 9% y el 10% de capital sobre los activos ponderados por riesgo, es decir, los créditos de todo tipo. Al final, el Gobierno ha optado por la línea más dura, como quería el Banco de España, pese a que pública y privadamente algunos presidentes de cajas, como Rodrigo Rato, de Caja Madrid, pidieron el mismo capital para todas, del 8%.

También se exigirá el 10% de capital a las entidades "que no tengan una presencia en su capital de al menos el 20% de inversores privados, y que además hayan presentado durante el trimestre anterior una dependencia media superior al 20% de su crédito a la clientela en financiación mayorista \[en los mercados financieros\] neta de activos líquidos". La exigencia sobre la financiación mayorista se justifica "dada la importancia de que este tipo de entidades mantengan confianza plena de sus inversores" a la hora de acceder a los mercados "incluso en circunstancias adversas".

La carta confirma los principales términos del documento sobre el real decreto ley de recapitalización del sistema financiero publicado ayer por EL PAÍS y disponible en la página web.

Tras la aprobación de estos niveles, el Banco de España determinará "las cantidades máximas de recapitalización previstas para cada entidad". Las que no alcancen el nivel exigido deberán explicar "cómo esperan cumplirlo" y en septiembre (no en diciembre, como también se solicitó) el supervisor "evaluará el cumplimiento de este plan". Si tras las pruebas de resistencia alguna entidad tiene "potenciales carencias de capital en los escenarios más desfavorables, se podrá exigir un nivel de recursos propios mínimos superior a los mencionados". Es decir, más del 10%. "No parece realista creer que se vaya a exigir más del 10%. Ningún país europeo está en el 8% como para dar un salto a un nivel superior", según han dicho fuentes del mercado.

La fórmula con los elementos que compondrá el capital sigue igual, salvo que se aclara que se incluyen "transitoriamente instrumentos obligatoriamente convertibles en acciones".

La carta no dice nada sobre que las que reciban dinero público "deberán asumir ciertos compromisos", como contar con "objetivos de evolución del crédito a familias y empresas", como se apuntaba en el documento. Fuentes del sector comentaron que obligar a dar créditos "es un contrasentido". "Las entidades con problemas están así por conceder incorrectamente créditos y si se les obliga a prestar, la caja irá peor todavía", según las citadas fuentes. Para otras fuentes es simplemente "una cuestión de publicidad para el Gobierno".