Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa evita su primer batacazo del año gracias a Wall Street

Los valores industriales sustituyen a los bancos al frente de las caídas del selectivo en un día de recogida de beneficios en Europa

No ha hecho falta esperar mucho para ver a la Bolsa española sufrir su primer batacazo del año. Aunque la sesión al final no ha sido tan mala por el positivo dato del empleo privado en EE UU, que ha crecido más de lo esperado en diciembre. Gracias a Wall Street , que cotizaba plano al cierre en Europa, lo que se anunciaba como fuerte caída por la reavivación de las dudas y la falta de rumbo fijo, no ha pasado de ser otro recorte más. Al final, el selectivo Ibex 35 ha moderado las pérdidas superiores al 2,5% de media sesión hasta el 0,8%, con lo que mañana abrirá en 9.780 puntos.

En el resto de Europa los descensos también han sido la tónica general, aunque bastante inferiores a los registrados en España. En concreto, Francfort se ha dejado un 0,55%, París un 0,63% y Londres ha logrado darse la vuelta por la tarde y subir un 0,35%. Sin embargo, las diferencias entre lo ocurrido en el parqué madrileño y el resto no solo ha sido cuestión de números. Mientras en el exterior la preponderancia de las ventas se puede justificarse también por la decisión de los inversores de recoger los beneficios de las jornadas previas, en España, donde el Ibex apenas avanzó un 0,18% en las primeras jornadas de 2011, es más adecuado hablar de correctivo.

El castigo, una vez más, se ha cebado con el sector financiero, lo que dado el mayor peso en la Bolsa española que tienen los bancos también explica que el Ibex haya registrado superiores caídas. No obstante, también han sufrido los valores industriales, condicionados a la baja por el recorte en las materias primas ante la posibilidad de que la recuperación sea más débil de lo esperado y no hagan falta tanto acero, cobre y petróleo. Al final, estas últimas han sustituido al frente de los descensos a los bancos. Tanto Santander como BBVA han llegado a ceder a media sesión cerca de un 4%, aunque al cierre solo han cedido un 0,65% y un 1,28%.

Aunque los analistas ya auguraban que 2011 iba a estar marcado por las dudas, lo que no se esperaban es que apareciesen tan pronto. "Al mercado lo está pillando de sorpresa esta bajada, pues no encontramos motivos que lo justifiquen más allá de cuestiones técnicas, con los diferenciales de deuda de España en un buen nivel", ha dicho a Reuters Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa antes de conocer el dato del empleo privado en EE UU.

Calma relativa en la deuda

En los mercados secundarios de deuda, España, no obstante, mantenía bajo control las tensiones desatadas tras el descalabro de Irlanda en el tramo final de 2010. En línea con las dos últimas jornadas, en las que los bonos del Tesoro se han beneficiado del anuncio de China de que seguirá apostando por la deuda española, la prima de riesgo, que es el sobreprecio que debe pagar el Estado para vender sus títulos frente a los alemanes, bajaba de los 240 puntos básicos. El regreso de los inversores a los bonos de España ha permitido reducir la rentabilidad de los títulos a 10 años, de referencia, por debajo del 5,3%. Este nivel sigue siendo preocupante, pero no alarmante.

Peor le ha ido a Portugal, que se ha visto obligado a elevar el precio de su deuda en la primera subasta de 2011 de los países del euro bajo el foco de los mercados. En concreto, ha pagado un 3,686 % por sus letras a seis meses frente al 2,045% de septiembre, lo que supone un repunte del 80% por las dudas sobre su solvencia. Después de que Irlanda activara la ayuda de sus socios del euro en noviembre, el mercado especula ahora con que el Estado luso pueda recorrer el mismo camino a corto o medio plazo. Frente a enero de 2010, los costes para financiarse se han multiplicado por seis, señal de que la desconfianza sobre su situación financiera se mantiene. En cuanto a la situación de Irlanda, los analistas destacan el hecho de que el banco central de Suiza ha dejado de aceptar sus títulos de deuda como garantía para prestar dinero. Ante esta situación, las primas de riesgo de los países periféricos repuntaban a mediodía hasta los 974 puntos básicos por lo que respecta a Grecia, a 629 para Irlanda y a 376 en Portugal.

Por otra parte, la Unión Europea ha lanzado esta mañana con éxito la primera emisión de obligaciones de deuda para financiar el rescate de Irlanda, por valor de unos 5.000 millones de euros y un vencimiento de cinco años. "El préstamo ha sido completamente suscrito en alrededor de una hora", ha informado la portavoz comunitaria Amelia Torres al tiempo que destacaba que "la demanda ha sido tres veces superior a la oferta". Lo que se explica por que la calificación de estos títulos es de triple A, equivalente a un sobresaliente alto.