Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma de las pensiones

La edad de jubilación a los 67 años llegará en 2027

Zapatero fija un periodo de transición de 15 años para la implantación plena de la reforma

La principal incógnita de la reforma de las pensiones que está en marcha ya se ha despejado. Los españoles se jubilarán a los 67 años en 2027, según ha aclarado el presidente del Gobierno en una rueda de prensa para hacer balance de 2010. Además, José Luis Rodríguez Zapatero ha detallado la longitud del plazo en que se irá elevando la edad: 15 años, entre 2013 y 2027.

Teniendo en cuenta este periodo, si la reforma final se ajusta a los planes del Ejecutivo, el desplazamiento de la edad legal de jubilación desde los 65 años actuales a los 67 se producirá a un ritmo superior al mes y medio por año. Es decir, en 2013, la edad de jubilación se situará en 65 años y un mes y medio; en 2014, en 65 años y algo más de tres meses; y así sucesivamente hasta que en 2027 se alcance el objetivo final de 2027.

"Para que el gasto público no se dispare y se convierta en insostenible, hay que tomar medidas hoy"

Sin dar más detalles, Zapatero ha retomado el argumento repetido durante las últimas semanas por el Gobierno para defender la reforma. Así, si bien el Ejecutivo mantiene la intención anunciada en enero de este año de retrasar la edad legal a los 67, se establecerán criterios que permitirán la jubilación anticipada para quienes tengan carreras largas de cotización (en principio más de 36 años, cifra que también irá creciendo de forma progresiva) y profesiones penosas.

Conclusiones del Pacto de Toledo

El anuncio llega justo un día después de que el Pacto de Toledo concluyera su dictamen con el que tradicionalmente se consensúa el camino a seguir luego por el Gobierno en la reforma del sistema de pensiones. En esta ocasión, el consenso no ha sido posible. Y, de hecho, entre las 21 recomendaciones aprobadas ayer se constata por escrito el desacuerdo de los grupos políticos para retrasar la edad legal de jubilación, algo inédito en las otras dos ocasiones (1995 y 2003) en las que el Pacto de Toledo ha emitido recomendaciones para una posterior reforma. Pese a ello, para el presidente, las conclusiones de este órgano son "de máximo interés", y ha adelantado que el debate proseguirá antes y después de que el Gobierno envíe su proyecto de ley al Parlamento el 28 de enero.

La ausencia de un pacto político en este aspecto dificultará al Gobierno sacar adelante su proyecto de reforma, a tenor de lo visto en el debate previo a la votación del dictamen. En él, todos los grupos de la oposición, incluso el PNV que tiene un pacto de gobernabilidad con el PSOE, se mostró contrario a elevar la edad legal de jubilación. Solo los nacionalistas catalanes de CiU mantienen una disposición al diálogo en este punto, eso sí con la previa exigencia de flexibilidad.

También los sindicatos se oponen a la iniciativa. En ella han fijado la línea roja que les llevaría a convocar la segunda huelga general en menos de medio año. Por tanto, el anuncio hecho por Zapatero parece acercar, a falta de que concluyan los encuentros que el Ministerio de Trabajo va a mantener a partir de la semana que viene con UGT y CC OO, la posibilidad de un nuevo paro, que bien podría convocarse para finales de enero, al fijo de la presentación del proyecto de reforma, o en febrero.

Aumentar el periodo de cómputo

Más allá del retraso de la edad legal de jubilación, el acuerdo, tanto con sindicatos como con partidos políticos, parece mucho más sencillo en otros puntos que el Gobierno también tiene la intención de modificar como el periodo de cómputo para calcular el importe de la futura pensión, elevándolo de los 15 años actuales a un periodo mayor.

Zapatero, durante la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros del año, ha insistido en que actualizar el sistema es una "reforma imprescindible" con un objetivo claro: que el gasto en pensiones a partir de 2025 esté en la media europea. Dentro de 15 años, ha explicado, España gastará en jubilaciones tres puntos del PIB más que el resto de países de la UE por su particular evolución demográfica y el retiro de las generaciones del llamado baby boom.

"Va a haber muchas más personas cobrando pensión. Por tanto, para que el gasto público no se dispare y se convierta en insostenible, hay que tomar medidas hoy. También para que la reforma sea progresiva y no haya que hacerla en 2020 de forma brusca", ha insistido antes de volver a tender la mano a los grupos de la oposición y sindicatos para debatir la reforma.