Concluye sin avances la reunión entre Gobierno y sindicatos sobre las pensiones

Salgado afirma que "no es imposible" llegar a un acuerdo sobre la edad de jubilación.- Confía en crear 100.000 empleos en 2011

El Gobierno quiere aprobar la reforma de las pensiones con el aval de los sindicatos. Lo necesita. Un cambio en el sistema de jubilación sin contar con el aval de la UGT y Comisiones Obreras supondría un nuevo choque social con su base electoral, justo cuando las encuestas apuntan a un desplome del PSOE y al comienzo de un año electoral. Para lograrlo, este fin de semana el Ejecutivo se ha empleado a fondo, se han vuelto a ver esta mañana y, según ha anunciado la vicepresidenta Elena Salgado, lo volverá a hacer "mañana, pasado y todos los días que hagan falta".Según ha añadido en una entrevista en la Cadena Ser, aún "no es imposible" cerrar un pacto sobre el punto más espinoso de la reforma: elevar la edad legal de jubilación a los 67 años.

Las centrales citan para hoy y mañana a sus Consejos Confederales
Más información
La edad de jubilación a los 67 años llegará en 2027
Sindicatos y Gobierno se encierran el fin de semana para evitar otra huelga general
CC OO amenaza con otra huelga si el Gobierno mantiene su reforma
Las claves del sistema de pensiones
"El sistema de pensiones es hijo político de los socialistas"
Rubalcaba y Salgado intentan salvar el diálogo con los sindicatos sobre pensiones
Gobierno y sindicatos amplían la negociación para lograr un acuerdo sobre pensiones y mercado laboral
Los expertos piden cambios en las pensiones para evitar el déficit

Hoy han tenido una nueva oportunidad de llegar a este acuerdo, aunque según fuentes cercanas a la negociación, no ha habido avances. El encuentro, en el que también han participado Salgado y el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha arrancado a las 10 de la mañana y ha acabado a las 11.30. Ahora, UGT reúne a las 16.30 a su Consejo Confederal, un órgano consultivo, en el que su secretario general, Cándido Méndez, tendrá que dar cuenta de las conversaciones de estos días, y antes incluso se reúne la dirección del sindicato.

Aunque Salgado ha admitido que es "complicado" cerrar un acuerdo sobre el retraso de la jubilación, ha insistido en que, desde el Gobierno, están dispuestos a negociar el periodo transitorio en el que se retrasaría gradualmente la edad de retiro. Según ha añadido, su propuesta aboga por establecer un periodo de entre 15 a 17 años para convencer a los sindicatos, aunque sobre este punto no ha querido confirmar si la parte contraria se muestra dispuesta a aceptarlo. Si a pesar de los esfuerzos no lograran un consenso y los sindicatos convocasen otra huelga general, la segunda tras la del pasado 29 de septiembre, ha admitido que "no sería una buena noticia". "Pero nosotros vamos a hacer todo lo posible para que no se produzca", ha reiterado.

En la misma entrevista, Salgado ha analizado los últimos datos de paro de diciembre y, aunque muestran algunos datos positivos, ha abogado por ser prudentes. Según sus cálculos, no se volverá a crear empleo de forma significativa hasta la segunda mitad de 2011, un ejercicio en el que apenas se crearán 100.000 puestos de trabajo, ha añadido. Tal y como ha explicado, la creación de empleo tras tres años de crisis en los que se han destruido más de dos millones de puestos de trabajo, "se acelerará mucho" en 2012.

Rubalcaba y Salgado se suman a las reuniones

Desde el viernes a las seis de la tarde hasta ayer a las dos y media, sindicatos y Gobierno han acumulado unas 20 horas en reuniones. Y en ellas han estado presentes dos actores no anunciados en el cartel: los vicepresidentes, tal y como han revelado diversas fuentes distintas de ambas partes, según informa Manuel V. Gómez.

En principio, por el Gobierno solo estaba anunciada la presencia del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, y de su equipo. Por parte de los sindicatos, la de los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de la UGT, Cándido Méndez, con sus delegaciones. El desembarco de los vicepresidentes en las conversaciones supone aumentar la jerarquía de los negociadores del Ejecutivo. Pero ni por esas han convencido a los sindicatos de la necesidad de retrasar la edad legal de jubilación a los 67 años. Ahí sigue estando el principal escollo, que hoy de nuevo -y van cuatro días seguidos- intentarán superar. Y si es necesario, se emplearán más días. "Mañana, pasado y al otro", anunció ayer en Gijón el vicepresidente primero.

Tanto Rubalcaba como Salgado estuvieron presentes en la cita del sábado. Aunque, según ha podido saber EL PAÍS, no coincidieron. El primero acudió por la mañana; la segunda, ya muy entrada la tarde, casi por la noche.

Fuentes cercanas al Gobierno señalan que la presencia de Rubalcaba el sábado en la reunión reforzaba la posición del ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. Que estuviera Salgado indica, para estas fuentes, que hay posibilidades de llegar a un acuerdo, no sin antes admitir que "las cosas están francamente complicadas".

Discrepancias de los sindicatos

En la orilla sindical, se discrepa profundamente de esta interpretación. Desde hace tiempo, barruntan en la UGT y en CC OO que el Ministerio de Trabajo tiene poca autonomía (ya desde la época de Celestino Corbacho), y que es en Economía y en La Moncloa en donde se dictan las reformas y el camino a seguir. La presencia de los vicepresidentes confirmaría este argumento.

Quien pronuncia estas palabras ha estado en todas las reuniones del fin de semana, incluida la de ayer, que duró poco más de dos horas. En ella, el Gobierno presentó "cuadros, cifras y escenarios macroeconómicos" a largo plazo para tratar de convencer a las delegaciones sindicales. No mucho más. Nada de las propuestas para flexibilizar el retraso de la edad de jubilación que habían anunciado portavoces gubernamentales, según apuntan desde los sindicatos. "No hay correlato con lo que dijo el presidente", critican.

"Nos piden un acto de fe", prosigue la misma fuente, quien opina que el Gobierno en las reuniones de estos días no busca el acuerdo. Sobre su postura, afirma: "Los sindicatos están dispuestos a hacer sacrificios". Con esta frase no aclara si ya no rechazan de entrada retirar la edad de jubilación a los 67 años, aunque sí que están dispuestos a negociar.

hoy, nuevos contactos

Si hoy es UGT quien reúne a su órgano consultivo para analizar la evolución de las negociaciones, mañana le toca el turno a CC OO. Esta central reúne también a su Consejo Confederal, pero este órgano sí que tiene capacidad de decisión. El sindicato dirigido por Fernández Toxo ha puesto sobre la mesa la posibilidad de convocar una huelga general si el Gobierno decide retrasar la edad legal de jubilación a los 67 años.

Para que el Ejecutivo saque adelante el proyecto de reforma de pensiones, que presentará el 28 de enero, necesita apoyos parlamentarios. Y tampoco está nada claro que los consiga. De ahí que Trabajo también guarde para la negociación con la oposición alguna baza. Falta le hará. En la votación de las recomendaciones definitivas del Pacto de Toledo, el próximo 25 de enero, el PP tiene la intención de emitir un voto particular exigiendo que no se retrase la edad de retiro de forma obligatoria. Esto forzaría a los demás grupos a pronunciarse. Y de momento, nadie garantiza al Gobierno su apoyo.

De izquierda a derecha, Méndez, Fernández Toxo y Salgado, en septiembre de 2009.
De izquierda a derecha, Méndez, Fernández Toxo y Salgado, en septiembre de 2009.ULY MARTÍN

Calendario de la reforma de pensiones

- 29 de enero de 2010. El Gobierno presenta su documento con propuestas sobre la reforma del sistema de pensiones. En él, solo hay una propuesta concreta: retrasar la edad legal de jubilación de 65 a 67 años.

- 3 de febrero de 2010. El plan de estabilidad que España envía a Bruselas contempla en su primera versión ampliar el periodo de cómputo de las pensiones de 15 a 25 años. El mismo día se corrige la propuesta.

- 23 de febrero de 2010. Los sindicatos salen a la calle contra el retraso de la edad de jubilación.

- 12 de mayo de 2010. Ante las exigencias de Bruselas para recortar el déficit, El Gobierno anuncia la congelación de las pensiones como medida de ajuste

- 29 de septiembre de 2010. La UGT y CC OO convocan una huelga general contra la reforma laboral. El retraso de la edad de jubilación forma parte de la protesta sindical.

- 20 de octubre de 2010. José Luis Rodríguez Zapatero incorpora a Valeriano Gómez

al frente del Ministerio de Trabajo. El presidente del Gobierno le traslada el encargo de limar asperezas con los sindicatos y recuperar el diálogo social.

- 29 de diciembre de 2010. La comisión del Pacto de Toledo aprueba sus recomendaciones sobre la reforma laboral. El texto recoge explícitamente el desacuerdo de los grupos parlamentarios sobre el retraso de la edad de jubilación.

- 25 de enero de 2011. El Congreso tiene prevista la aprobación en pleno de las recomendaciones del Pacto de Toledo. El Partido Popular presentará un voto particular para rechazar la elevación de la edad de retiro a los 67 años de forma obligatoria.

- 28 de enero de 2011. El Gobierno prevé presentar su proyecto de ley sobre la reforma del sistema de pensiones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS