Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro reducirá un 24% las emisiones netas de deuda en 2011

Las medidas de ajuste permiten al Estado cerrar 2010 con 12.200 millones menos de deuda de lo previsto hasta los 540.800 millones.- Economía evita los títulos a corto plazo

El Ministerio de Economía ha anunciado hoy que el Tesoro tiene previsto emitir deuda neta por 47.200 millones de euros en 2011 frente a los 62.100 millones de 2010, lo que supone un descenso del 24%. A esta cifra se llega sumando el déficit de caja que el Estado espera tener al cierre del próximo ejercicio, cifrado en 44.036 millones, más los 410 millones correspondientes a la variación de activos financieros y los 3.588 millones del pago derivado del rescate a Grecia.

Dentro del calendario de deuda que el Gobierno tiene para el año que está a punto de comenzar, hay una serie de fechas marcadas en rojo porque se dan vencimientos que le obligarán a volver a exigir un importante esfuerzo al mercado. La primera tendrá lugar en abril, cuando tiene que refinanciar 15.518 millones, y después en los dos trimestres siguientes, periodos coincidentes con las épocas de mayores ingresos para el Estado. Estas fechas también servirán para evaluar si España ha recuperado la confianza de los inversores, muy dañada por culpa del temor a un contagio de los problemas que se han llevado por delante a Grecia (mayo) e Irlanda (noviembre) y ahora amenazan con arrastrar a Portugal.

El aumento de la deuda en circulación del Estado, que acabará este año 12.200 millones por debajo de lo previsto con un total de 540.800 millones -en torno al 50% del PIB-, correrá a cargo exclusivamente de títulos a medio y largo plazo, que son los que tienen un plazo superior a los tres años y han sido relativamente menos castigados por los mercados. La emisión neta en letras, que tienen un vencimiento inferior, será nula, añade el departamento que dirige Elena Salgado, ya que se colocarán en el mercado la misma cantidad de letras que las que se amortizarán a lo largo de 2011.

La presión se nota más en el corto plazo

La preferencia por evitar aumentar las subastas netas de letras se explica porque las dudas surgidas a lo largo de este año sobre los países del euro con más problemas de deuda y déficit se centran en el corto plazo. Esta mayor incertidumbre se ha traducido en que el repunte de la rentabilidad exigida por los inversores para comprar deuda a corto plazo ha sido superior a la registrada en los títulos con vencimiento de más de tres años.

De hecho, ya durante 2010, ejercicio en el que el Gobierno ha exigido 14.700 millones menos de lo previsto a los mercados gracias las medidas de ajuste, que han reducido algo la necesidad de financiación del Estado, el recorte sobre las emisiones previstas se ha centrado en las letras. En concreto, la emisión neta de estos instrumentos ha sido de 3.410 millones frente a los 15.200 anunciados hace ahora 12 meses.

Como novedad para 2011, el anuncio trimestral de las referencias a subastar pasará a ser mensual, con la finalidad de poder adaptar la emisión a las preferencias del mercado, anuncia el Ministerio. Además, el Tesoro, como ya venía haciendo, podrá añadir nuevas referencias a las ya anunciadas. Las fechas de las subastas, tanto de letras como de bonos y obligaciones, no experimentarán cambios.