Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Zapatero dice que se necesitan cinco años para superar los desequilibrios de la crisis

Tregua navideña y debate de guante blanco en el pleno del Congreso sobre la última cumbre europea.- Rajoy ofrece un pacto para que España no sea la gran perdedora en los futuros presupuestos de la UE

"Al menos cinco años". Ese es el plazo necesario para corregir los desequilibrios estructurales de la economía española, según ha advertido esta mañana en el Congreso el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En coherencia con un plazo que no solo agota lo que resta de legislatura sino también buena parte de la próxima, Zapatero ha llamado a alcanzar "grandes acuerdos" entre las fuerzas políticas, aprovechando el "hilo conductor" que supone su compromiso común con el proyecto europeo , porque se trata de "una tarea colectiva" y no solo de un Gobierno, "sea cual sea su color político".

A continuación, ha enumerado la lista de deberes pendientes para este "lustro decisivo": garantizar la "estabilidad fiscal a largo plazo", un objetivo en el que ha inscrito la reforma de las pensiones; modernizar las "instituciones laborales", que han demostrado padecer una "rigidez crónica"; reformar los "servicios profesionales"; reducir las cargas administrativas y fortalecer la cooperación autonómica, para que no haya disparidad entre comunidades; alcanzar el pacto energético y consolidar el Estado del bienestar.

El último pleno del año ha vivido una especie de tregua navideña, que el líder del PP, Mariano Rajoy, ha comparado con las que acompañaban a los Juegos Olímpicos en la antigua Grecia. Rajoy no solo ha bajado el pistón de las críticas al Gobierno, sino que ha adelantado el voto favorable de su grupo a la reforma del Tratado de Lisboa para incorporar el nuevo mecanismo de estabilidad financiera y ha ofrecido un pacto sobre el marco presupuestario de la UE para el periodo 2014-2020, cuando España pasará a ser contribuyente neto de las arcas de la Unión. Rajoy ha subrayado que el mero "enriquecimiento estadístico" dejará a Galicia, Castilla-La Mancha y Andalucía sin fondos de cohesión y ha advertido que España debe adelantarse a la propuesta de la Comisión Europea si no quiere ser la gran perjudicada por unos recortes de los que Francia y Alemania intentarán librar a la Política Agraria Común.

Zapatero ha recogido el guante y se ha mostrado dispuesto a iniciar de inmediato negociaciones para lograr un consenso sobre este asunto que se plasme en una proposición no de ley. Ha calificado de "razonable y constructiva" la intervención de Rajoy y se ha mostrado confiado en que su tono conciliador no responda solo al "espíritu navideño". Eso sí, Zapatero le ha hecho una puntualización: ha negado que España fuera, bajo los gobiernos de Aznar, el espejo en que toda Europa se miraba, como había dicho Rajoy, y le ha recordado que durante los últimos 15 años la economía española no ha hecho más que perder competitividad. En concreto, en los ocho años del PP la productividad creció un 0,4% anual, por un 0,6% con los gobiernos del PSOE, mientras que la media de la UE era el 1,7% y la de EE UU el 2,2%. En esta brecha, que ha ido agrandándose, está el origen del déficit español y no en la falta de reacción ante la crisis por parte del actual Gobierno, según Zapatero.

Rajoy ha subrayado que el hecho de que la cumbre europea no aprobara la emisión de eurobonos o la flexibilización y ampliación del fondo de rescate significa que "no caben atajos" en la senda de la disciplina y el rigor fiscal. El presidente le ha contestado reconociendo que si no había defendido los eurobonos es porque sabía que esta iniciativa no tenía posibilidades de prosperar ahora, pero se ha mostrado confiado en que sí lo hará en el futuro. A su juicio, la condición previa es que los países europeos se avengan a cumplir determinados requisitos comunes, como ya lo hacen en materia de déficit con el pacto de estabilidad. "Veremos los eurobonos, aunque no me atrevo a pronosticar dentro de cuantos años, igual que la armonización fiscal y la laboral", ha afirmado.

Aunque no ha querido entrar a fondo en el debate sobre la reforma de las pensiones, como ha hecho la mayoría de los portavoces de la oposición, ha asegurado que el aplazamiento de la edad de jubilación, que el Gobierno prevé incrementar a los 67 años, no es un mensaje de confianza para los mercados, sino para los españoles más jóvenes, a los que se garantiza que podrán disfrutar de una pensión digna. Ha puesto como ejemplo a Alemania y Suecia, que ya hicieron la reforma hace años, y ha advertido de que si no se hace ahora un "esfuerzo razonable para subir progresivamente la pendiente", llegará el día en que la sociedad española se vea ante una pared quizá imposible de superar.

El BdE publicará "datos pormenorizados" de los bancos en enero

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha recordado que en enero el Banco de España suministrará "datos pormenorizados" sobre el grado de exposición de cada entidad bancaria al sector inmobiliario.

Esta información se publicará a lo largo de enero para el caso de los nuevos grupos de cajas de ahorros que quedarán definitivamente constituidos al final de este mes, según ha señalado el jefe del Ejecutivo durante su comparecencia para explicar las conclusiones del Consejo Europeo de los días 16 y 17 de diciembre en el Congreso.

Asimismo, ha confirmado que se van a realizar nuevas pruebas de "stress test" al sector bancario europeo, con un mayor grado de cobertura y transparencia que el ejercicio anterior, si bien no ha precisado el momento en el que tendrán lugar.

Zapatero ha reivindicado el "esfuerzo de transparencia sobre la información económica financiera" de la economía española, en un momento en el que la reacción actual de los mercados está afectado a España, aunque señaló que es una reacción "que no responde a los fundamentos de nuestra economía".

Más información