Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Problemas en la deuda soberana de la UE

El Ibex vuelve a los niveles de agosto por el rebrote de la crisis

El recrudecimiento de los problemas fiscales en Irlanda y Portugal pasan factura al Tesoro y causan fuertes pérdidas en los parqués europeos

La Bolsa española ha bajado hoy un 2,4% y se ha quedado al borde de perder la cota psicológica de los 10.000 puntos por las crecientes dudas sobre Irlanda y las novedades que llegan desde China, que han traído el pesismismo a los mercados a ambos lados del Atlántico. Con el recorte de hoy, el selectivo español Ibex 35 regresa a los niveles de finales de agosto.

Tras una jornada a la baja condicionada por la crisis de Irlanda y el riesgo de contagio a Portugal, los acusados descensos con los que ha abierto Wall Street por la noticia de que China tomará medidas para enfriar su economía han ahondado los números rojos del parqué madrileño. Aunque durante buena parte de la sesión ha dominado de forma holgada los descensos del resto de plazas importantes del Viejo Continente, al final ha acabado incluso por detrás de París, que se ha dejado un 2,63%. Londres ha perdido un 2,38% y Fráncfort un 1,87%. En toda Europa, el sector financiero ha sido el más castigado.

En los mercados de deuda soberana, el recrudecimiento de la crisis irlandesa ha vuelto a pasar hoy factura al Tesoro español en una nueva emisión de deuda, que se ha visto obligado a aumentar en más de medio punto la rentabilidad de sus títulos para superar la las mayores dudas de los inversores. Sin embargo, las letras del Estado español, en este caso a 12 y 18 meses, han mantenido una alta demanda, lo que le ha permitido cumplir con los objetivos de la colocación, situados entre los 4.500 y 5.500 millones.

En total, el Tesoro ha vendido 3.730 millones en letras a 12 meses a un tipo medio del 2,363%, cuando en octubre pasado le bastó con ofrecer una rentabilidad del 1,842%. En los títulos a 18 meses ha colocado 1.240 millones al 2,664%, frente al 2,009% del mes anterior. Para la deuda que vence en un año, la demanda se ha moderado ligeramente desde la ratio del 2,06% de la anterior operación a los mismos plazos al 1,9%. En el caso de la que tiene mayores vencimientos y un interés más alto, ha sucedido lo contrario. En total, se han solicitado 3,6 veces más de títulos de los colocados, lo que evidencia que apostar por la deuda española, sobre todo ahora que suben los tipos, sigue siendo una buena inversión.