Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el consejero delegado del mayor banco italiano

La entrada masiva de capital libio causa la caída de Alessandro Profumo tras las presiones de los socios alemanes y de la Liga Norte

Alessandro Profumo, de 53 años, consejero delegado de Unicredit, el mayor banco de Italia y el octavo en actividad de Europa, ha dimitido hoy de su cargo unas horas antes de que se celebre, a las 18.00, un consejo de administración extraordinario convocado para estudiar su destitución.

El acuerdo económico alcanzado esta mañana con los accionistas mayoritarios por Profumo, el gestor que ha dirigido durante 14 años el banco más internacional de Italia hasta convertirlo en un gigante presente en 22 países y con 162.000 empleados, posibilitará que quizá esta misma tarde sea nombrado un sustituto, dijeron fuentes bancarias.

Profumo estaba enfrentado desde hace tiempo con el alemán Dieter Rampl, actual presidente del banco y representante en el consejo de los accionistas alemanes Allianz y HVB. Rampl es además es vicepresidente de Mediobanca, dueño del 5,14% de las acciones y en cuyo consejo se sienta Marina Berlusconi, hija del primer ministro italiano.

La dimisión de Profumo, un gerente asociado al centro izquierda pero con fama de haber actuado siempre de forma independiente respecto al poder político, parece consecuencia tanto de tensiones internas como de movimientos políticos. Por una parte, Unicredit había perdido en los últimos dos años más del 50% de su valor en bolsa y ha obtenido resultados peores de los esperados, debiendo aumentar capital a principios de este año por valor de 3.900 millones de euros.

En las últimas semanas, la confusión de los accionistas ha aumentado porque el dictador libio Muammar el Gaddafi se ha convertido en el nuevo hombre fuerte, después de que la Libian Investment Authority adquiriera el 2,59% del capital, lo que sumado al 4,98% en poder del Banco Central de Libia concede al Gobierno de Trípoli el control del 7,5% de las acciones.

El refuerzo libio, confirmado de forma oficial solo hoy por el regulador italiano, la Consob, era de dominio público hace algunas semanas, y obedece al pacto de amistad bilateral firmado por el coronel con el primer ministro Silvio Berlusconi.

En los últimos días, Profumo había sido acusado públicamente por los consejeros alemanes y los de las cajas del norte del país (controladas por la Liga del Norte), de no haber informado al consejo de esos movimientos de capital y de haber tomado demasiadas decisiones sin consultar. Profumo ha replicado diciendo que no fue él quién invitó a los libios a entrar en Unicredit.

Diversos analistas aseguran hoy, en La Stampa y La Repubblica, que Berlusconi ha maniobrado en la sombra contra Profumo para aplacar así el malestar de la Liga y asegurarse su crucial apoyo político para poder agotar la legislatura tras la rotura de su ex aliado Gianfranco Fini.