Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INE confirma que el PIB de España creció un 0,2% en el segundo trimestre

La mejora del consumo y la inversión alimentaron el crecimiento.- Además, el instituto estadístico rebaja una décima la caída interanual, que se queda en el 0,1%

La mejora del consumo y la inversión, especialmente en bienes de equipo, permitieron a la economía española crecer un 0,2% en el segundo trimestre del año respecto al trimestre anterior, en el que el PIB creció un 0,1%, según ha informado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). En tasa interanual, la economía española moderó su caída hasta el 0,1%, frente a la contracción del 1,3% del primer trimestre. Este dato mejora en una décima el avanzado por el organismo estadístico el pasado 13 de agosto. Esta nueva cifra se explica fundamentalmente por la revisión de los datos de 2009 -anunciada ayer, según la cual la economía cayó en 2009 una décima más de lo previsto, el 3,7%.

Con este leve crecimiento en el segundo trimestre, el PIB encadena dos trimestres en positivo tras salir de la recesión a principios de año, aunque hay expertos y analistas que no descartan que la economía registre un nuevo retroceso en el tercer trimestre por la subida del IVA, que empezó a aplicarse el pasado 1 de julio.

La influencia del consumo

El crecimiento del PIB en un 0,2% registrado entre abril y junio es el mejor dato trimestral que se produce desde el primer trimestre de 2008, cuando la economía repuntó un 0,4%. Según el INE, estos datos demuestran que "el ritmo de contracción de la economía española continúa atenuándose y ya presenta un volumen muy similar al de hace un año".

El INE admite que la subida del IVA a partir del tercer trimestre ha podido contribuir a adelantar algunas compras, y especial peso han tenido las de bienes duraderos como los coches, aunque también cree que se ha gastado más porque los salarios han moderado su descenso ante los mejores datos de empleo. Mientras, el gasto público aceleró su aumento al 0,4% en un año y al 0,7% en el trimestre, por el avance que aún registraba la remuneración salarial de los empleados públicos y por la compra de productos médicos, farmacéuticos o educativos.

El otro componente de la demanda interna, la inversión, siguió disminuendo, aunque en mucha menor medida que en los trimestres anteriores: se redujo un 0,7% en términos trimestrales y aminoró su caída interanual en 2,5 puntos hasta el 7%.