Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Wall Street le interesa dónde aparcas

Imágenes en alta resolución de todos los rincones del planeta sirven a los grandes capitalistas para afinar sus inversiones

Hace años, cuando las nuevas tecnologías de la información no estaban al alcance de la mano, los bancos de inversión de Wall Street mandaban a sus analistas a los centros logísticos a contar, uno a uno, los camiones que entraban y salían cargados de mercancías. Otros se iban a los puertos, para seguir el tráfico de contenedores. Era la manera de hacer las cuentas a la vieja usanza sobre la marcha de la actividad económica.

Ahora, esas firmas financieras lo hacen desde el aire, usando las imágenes que captan desde el espacio los mismos satélites que aportan información de inteligencia a las agencias de seguridad de EE UU, para así anticipar los resultados de las empresas a base de contar los coches aparcados ante un establecimiento comercial de WalMart o HomeDepot, seguir la producción de cereales o analizar la extracción de minerales.

La imagen vía satélite está cambiando, por tanto, la manera en la que los analistas de Wall Street ven y se adelantan al futuro económico. Entre las empresas que ofrecen este servicio a firmas privadas se encuentran GeoEye, en Virginia, y DigitalGlobe, en Colorado, que ven un filón de negocio ante el incremento de la demanda por este tipo de información de inteligencia económica entre los bancos y fondos especulativos.

Esas imágenes tomadas desde el espacio son analizadas a su vez por firmas como Remote Sesing Metrics, en Illinois, que a partir de modelos matemáticos son capaces de determinar el tráfico de clientes en un local y anticipar los ingresos generados por el establecimiento. El gigante financiero suizo UBS es una de las primeras firmas en apostar por el análisis a vista de pájaro.

Ya en su previsión de resultados trimestrales para WalMart informó a sus clientes de que había recurrido a este servicio de imágenes por satélite para anticipar su facturación y beneficios. Dicen que existe una correlación entre lo que vieron en las fotos y los números. Y para demostrar que funciona, presentaron la proyección que hicieron por la vía tradicional.

Se trata de un modelo de análisis, en todo caso, incipiente, que debe demostrar aún que es fiable. Pero como suele suceder en estos casos, surge la gran pregunta. ¿Tanta transparencia, no puede molestar a las empresas y sus clientes? Las firmas que ofrecen este servicio explican que sus imágenes ofrecen la realidad desde otra perspectiva, y que sus satélites no ven más allá de lo que vería una persona normal sentada en el parking.