Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

El aumento de la población activa diluye el primer ascenso de la ocupación en dos años

La tasa de paro vuelve a crecer en el segundo trimestre hasta el 20,09% porque hay más gente que busca empleo, según la EPA.- Zapatero celebra que "se ha vuelto a crear empleo"

Un grupo de desempleados espera ante una oficina de Empleo de la Comunidad de Madrid.
Un grupo de desempleados espera ante una oficina de Empleo de la Comunidad de Madrid. SAMUEL SÁNCHEZ

Con recesión o sin ella, el ascenso del paro no da tregua ni en la mejor época del año para encontrar un trabajo. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha publicado hoy el INE, un día después de que el Congreso aprobase la reforma laboral, la tasa de desempleo ha subido en el segundo trimestre hasta el 20,09%, un leve repunte de cuatro centésimas con respecto al cierre de marzo, cuando superó la barrera psicológica del 20%. La razón de este nuevo ascenso es que, aunque el inicio de la temporada turística ha permitido que haya más gente trabajando -de hecho el número de ocupados sube por primera vez desde principios de 2008-, la mayor oferta de empleo ha sido insuficiente para absorber el fuerte incremento de la población activa registrado entre abril y junio.

El Gobierno calcula que 278.000 hogares no recibe ningún tipo de ingreso

La tasa de paro baja entre los hombres, pero vuelve a subir entre las mujeres

España "ha vuelto a crear empleo" aunque sea "tímidamente", ha celebrado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, antes de admitir que el paro está en un nivel "inasumiblemente alto". Además, con vistas al futuro, el jefe del Ejecutivo ha augurado que la economía crecerá más en este segundo trimestre que el 0,1% registrado entre enero y marzo, lo que a su vez permitirá consolidar esta recuperación del mercado laboral si se mantiene el programa de ajuste del déficit y se persiste en las reformas.

Con este ascenso del desempleo, que en números absolutos equivale a 32.800 nuevos parados, se cumple el tercer año consecutivo de descalabro en el mercado laboral, aunque se frena su ritmo de deterioro ya que entre enero y marzo el paro aumentó en 286.200 personas. Este frenazo ha tenido lugar tras la salida de España de la recesión. Después de siete trimestres consecutivos de contracción, el Producto Interior Bruto (PIB) español volvió a crecer, aunque apenas un 0,1% intertrimestral, en los tres primeros meses del año.

En este periodo, que pasará a los libros como la peor crisis por la que ha atravesado el país en el último medio siglo, la cifra de personas que buscan un trabajo y no lo encuentran ha subido desde las 1.760.000 que había en el segundo trimestre de 2007, cuando empezó a subir el paro, hasta los 4.645.500 que arroja esta última EPA, su mayor nivel desde que hay datos del INE. En cuanto a la tasa, la cifra del 20,09% conocida hoy es la más alta desde el último trimestre de 1997.

El Gobierno hace una "lectura positiva"

Frente al descenso del paro registrado en las oficinas públicas de empleo de los últimos meses, la EPA, que está considerada como el mejor termómetro del empleo en España, ha dejado en papel mojado las previsiones que apuntaban a un leve descenso de la tasa de paro entre abril y junio. Sin embargo, el hecho de que la ocupación haya aumentado por primera vez en dos años en 82.700 personas, hasta dejar el total en los 18.476.900, demuestra que no iban desencaminados. "En términos de actividad, la lectura es claramente positiva", ha defendido el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que también ha destacado que es el mejor dato de ocupación desde septiembre de 2007 pese a que el persistente crecimiento del paro "sigue siendo preocupante".

En cualquier caso, no hay que confundir aumento de la ocupación con recuperación o creación de empleo neto, ya que este avance no ha sido suficiente para absorber a todos los nuevas personas que buscan un trabajo, lo que explica el repunte del paro. Tal y como ha destacado Campa, el número de demandantes de empleo ha aumentado en 116.000 personas por segundo trimestre consecutivo una vez que se van agotando las prestaciones y crece la esperanza de que ante el final del ajuste económico puedan encontrar uno. Gracias a ello, la tasa de actividad -la relación entre las personas de entre 16 y 64 años que quieren un empleo frente al total de la población- ha marcado un máximo histórico en el 74,47%.

Además, pese a la mejora en la ocupación en tasa intertrimestral, en el último año el número de personas con empleo ha bajado en 468.100. Habrá que esperar a la segunda parte del año para crear empleo ligeramente, ha reiterado el número dos del ministerio. Por este motivo, el Gobierno, que observa un mayor dinamismo en la creación de empleo, espera cerrar el año con una tasa de paro del 19,7%, por debajo de la actual.

Pocas oportunidades para los jóvenes

En este apartado destaca que uno de los puntos débiles del mercado laboral español que ha dejado al descubierto la crisis, la incapacidad de incorporar a los más jóvenes, sigue empeorando. Según la EPA, de los nuevos ocupados, la mayor parte corresponde a personas de entre 35 a 39 o con más de 44, mientras desciende entre los menores de 29 años (23.700 menos). Dentro del colectivo de los más jóvenes, se han puesto a buscar trabajo, un 11,7% más.

De forma general, el perfil de los parados que han encontrado un empleo en el segundo trimestre corresponde a un varón de más de 35 años y del sector servicios, industria o la construcción ya que solo aumenta el paro en la agricultura. Por ello, en los últimos tres meses ha bajado la tasa de desempleo entre los hombre (24 centésimas hasta el 19,72%) al mismo tiempo que se ha incrementado entre las mujeres (cuatro décimas hasta el 20,56%). En cuanto a la contratación, se han dado más eventuales que fijos, 101.600 frente a 8.600 indefinidos, lo que ha elevado la tasa de temporalidad hasta el 24,9%.

Bajando al detalle de los datos de la EPA se confirma que los hogares con todos sus miembros activos en paro continúa aumentando, aunque a menor ritmo que en los trimestres anteriores. En concreto, ha crecido en 9.800 hasta los 1.308.300 millones, de los cuales 278.000 no reciben ingresos. También vuelve a subir por los mismos motivos que crece la población activa los parados que llevan más de un año sin encontrar trabajo, ya que en este apartado se incluye a las personas que habían salido de la actividad y han vuelto a ella motivados por el inicio de la recuperación. Así, a cierre de junio, había 1,81 millones de desempleados de larga duración, lo que equivale a un ascenso del 65% con respecto al segundo trimestre de 2009 o un avance del 7,6% frente al dato publicado en marzo. De ellos, 738.700 llevan más de dos años sin lograr un empleo.

Los sindicatos ponen el acento en que el empleo creado es temporal

Los sindicatos UGT y CC OO consideran que los datos de la EPA correspondientes al segundo trimestre del año son "francamente negativos", porque la creación de 82.000 empleos "no ha sido suficiente", ya que en su mayoría son temporales, y ha augurado que la "falta de actividad "lastrará aún más" la recuperación del mercado de trabajo.

En este sentido, la organización sindical ha advertido de que el "giro" en la política del Gobierno de Zapatero hacia los recortes de gasto "afectará a la actividad económica y al mercado de trabajo" y la reforma laboral no contribuirá a facilitar la creación de empleo, "porque busca la mejor forma de destruirlo". "En todo caso, el empleo que se pueda crear de aquí a final de año será mayoritariamente de carácter temporal", han añadido.

En la misma línea, CC OO ha destacado que la creación de empleo es "estacional y de baja calidad" y no indican "el inicio de la senda de recuperación". La central valora la creación de empleo pero subraya que "no se genera actividad económica suficiente" en los meses de alta estacionalidad "ni siquiera para absorber las demandas de empleo de los nuevos activos" y que sigue creciendo la temporalidad.

Asimismo, añade que la reforma laboral solo va a servir para recortar derechos de los trabajadores, aumentar la temporalidad y facilitar los despidos de los empleados con mayor estabilidad.

Más información