Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete de cada 10 controladores de baja no superan la inspección

La Seguridad Social afirma que tras revisar 205 bajas se dio de alta a 132 trabajadores.- Asegura que la frecuencia es mayor que en epidemias de gripe

Casi 7 de cada 10 controladores aéreos que estaban de baja por enfermedad fueron dados de alta tras pasar la revisión médica, según ha revelado hoy la Seguridad Social con datos de hasta el 27 de julio. En total, añade el departamento dependiente del Ministerio de Trabajo en un comunicado, se han inspeccionado el caso de 205 trabajadores que no fueron a trabajar por estos motivos. De ellos, añade el texto, 136 tuvieron que volver a su puesto.

Sin embargo, desde la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) señalan que todas las acusaciones de absentismo laboral sobre el colectivo forman parte "de una campaña de desprestigio", organizada para que se hable "de otra cosa" mientras se anuncia "la privatización de un servicio público". Además, su portavoz, Daniel Zanit, ha denunciado que se "ha forzado a algunos controladores a ir a sus puestos de trabajo estando incluso bajo medicación, tomando ansiolíticos".

Dentro del cruce de acusaciones, Zanit también ha revelado que AENA ha llegado a poner coches para llevar a algunos controladores de su casa al trabajo, "reconociendo de alguna forma que no están del todo bien". A modo de ejemplo ha asegurado que hay controladores que han ido a trabajar con un 60% o a un caso ocurrido en Barcelona, donde "se contradicen" los dictámenes de la inspección con el médico que ha dado la baja al "compañero".

Más bajas que en una epidemia de gripe

La Seguridad Social explica que los controles se iniciaron como consecuencia de las incidencias surgidas en las torres y centros de control de los aeropuertos a causa de las bajas médicas de los controladores aéreos de AENA. Por este motivo y con el objetivo de aclarar si se deben a un "posible abuso de la situación de incapacidad temporal", se está llevando a cabo un control específico sobre el colectivo en colaboración con el gestor aeropuerto, añade el texto.

Además, a la vista de los resultados de la campaña de inspección, el organismo asegura que la "elevada frecuencia de procesos de enfermedades de muy corta duración" está "por encima incluso de la que es habitual en momentos tales como epidemias de gripe o alergias estacionales". Según destaca, hasta la fecha no se había producido ningún caso con una incidencia similar de bajas.

Sobre el procedimiento con el que se están llevando a cabo los controles, la Seguridad Social detalla que la Inspección Médica de la Seguridad Social y la de los Servicios Públicos de Salud citan a reconocimiento médico a los controladores que se encuentran en situación de incapacidad temporal para evaluar su situación, "aunque en bastantes ocasiones el examen no se efectúa debido a que el propio trabajador acude a su médico de atención primaria a solicitar el alta".

Origen del conflicto

El conflicto entre AENA y el Gobierno, por una parte, y los controladores aéreos, un colectivo formado por 2.300 personas en España, comenzó a principios de año cuando el Ejecutivo se decidió a recortar los sueldos y las condiciones del sector. En febrero un decreto ley reorganizó la jornada y, en la práctica, redujo los sueldos del sector un 40%, de unos 350.000 a 200.000 euros anuales.

Desde entonces, las bajas médicas de los controladores no han parado de crecer. Mientras el Gobierno y AENA ven medidas de presión encubiertas en este cúmulo de bajas, el sindicato de los controladores, el USCA, denuncia el estrés y la dureza de las condiciones en las que trabajan.