Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El examen a la banca europea

Los resultados de las pruebas de resistencia impulsan la confianza en la deuda de España

La prima de riesgo española baja de los 150 puntos básicos por primera vez desde finales de mayo.- Los inversores castigan la falta de datos de Alemania

Los resultados de las pruebas de resistencia a la banca europea, que tal y como se esperaba han retratado a un sistema solvente y con capacidad para hacer frente a un empeoramiento de la economía, han sido bien recibidos por los mercados. Además, los inversores han premiado la transparencia de España, que colocó a todas sus entidades bajo la lupa de los supervisores y no salió mal parada de la apuesta, con un fuerte recorte en su prima de riesgo. En el lado opuesto, el rechazo de los grandes de la banca alemana a mostrar su exposición a la deuda soberana se ha traducido en un correctivo para sus títulos de deuda y las acciones de sus bancos.

Aunque cuatro grupos de cajas han suspendido las pruebas, la buena imagen que ha dado el conjunto del sistema financiero español con sus dos mayores bancos al frente del resto de sus rivales europeos han dado hoy renovados bríos a la recuperación de la confianza en la economía del país. Prueba de ello, la prima de riesgo, que marca las condiciones de financiación del Estado y por extensión de sus bancos y que se establece a partir del diferencial entre la rentabilidad de los bonos españoles a 10 años y los alemanes, de referencia por su estabilidad, ha bajado en los mercados secundarios de deuda de los 150 puntos básicos por primera vez desde finales de mayo. Gracias a esta mejora, ya que cuanto más baja menos le cuesta al Gobierno captar dinero, el indicador pone tierra de por medio frente a los máximos alcanzados a mediados de junio en 221 puntos básicos.

El alivio llega en buen momento ya que mañana el Tesoro acudirá al mercado para emitir hasta 3.500 millones

El Ibex se coloca al frente de las subidas en toda Europa y logra recuperar los 10.500 puntos

Este alivio, que también se ha dejado notar en la deuda a dos años -cuyo interés ha caído de la cota psicológica del 2%- o cinco, ha sido posible gracias a que sigue aumentando el interés por los bonos españoles en paralelo a la mejora de la confianza mientras se reduce la apuesta de los inversores por los alemanes. El bund de Alemania se ha visto muy favorecidos por su condición de valor refugio durante el desbordamiento de la crisis fiscal de la eurozona pero ahora, rindiendo a unos intereses mínimos en diez años, no resultan tan apetitosos.

Nueva emisión del Tesoro

Además, la mejora de los bonos españoles llega en el mejor momento, ya que el Tesoro volverá a acudir mañana al mercado para emitir entre 2.500 y 3.500 millones de deuda en letras a tres y seis meses con vistas al próximo vencimiento de cerca de 25.000 millones de euros. Tras el éxito alcanzado en sus últimas operaciones, no solo en términos de una buena demanda sino también en que los inversores le exigen un interés menor porque se fían más de España, lo que parecía un mes trágico ante la conjunción de los vencimientos de deuda con las dificultades de emisión ha acabado por convertirse en un trampolín para la recuperación de la confianza en el país, que cerrará el calendario previsto de julio sin mayores problemas.

En los mercados de renta variable, la respuesta también ha sido positiva, aunque sin tanta euforia ya que los inversores han venido descontando este hecho desde hace unas jornadas. De hecho, las Bolsas europeas han transitado entre leves ganancias y pérdidas durante buena parte de la sesión, con Alemania en el furgón de cola, hasta que Wall Street se ha decidido claramente por las subidas.

Al cierre, el español Ibex 35 se ha colocado al frente del resto de Europa con un repunte del 1,1% que le ha permitido superar la cota psicológica de los 10.500 puntos por primera vez desde el pasado abril. Al frente de las ganancias se han situado, como no podía ser de otra manera, los bancos junto a las constructoras. En el resto de plazas importantes europeas, las subidas han sido del 1,1% para Milán, del 0,8% para París, del 0,7% para Londres y, en ultimo lugar, del 0,5% en Francfort. En todas ellas el protagonista destacado ha sido el sector financiero. Por nombres propios, el francés SocGen y el italiano Intesa San Paolo han sido los más beneficiados con alzas del 5,9% y del 4,1%. Por detrás, el también francés Credit Agricole, el propio BBVA o el holandés ING han ganado al final de la jornada entre un 2,8% y un 2,5%.